Política

El mercado hunde un 5% el bono catalán

Los mercados no están cómodos en la incertidumbre, y obviamente no les gusta el hipotético escenario de una salida de Cataluña de España. Al menos eso es lo que se desprende del comportamiento de los títulos de deuda pública cotizados en los últimos días. En concreto, el precio del bono catalán a 20 años ha caído un 5% en el mercado desde el pasado día 6 de noviembre, lo que ha elevado su interés en el mercado secundario hasta el 4,92%. Además, esta situación también ha afectado a toda la curva de los títulos españoles, cuya rentabilidad ha subido de forma generalizada en los últimos cinco días.

Según los últimos datos de la Bolsa de Fráncfort, el precio del bono catalán a 20 años, que evoluciona a la inversa de la demanda y poca liquidez, ha caído un 5% en tres días. El pasado día 6 de noviembre se situó en 101, mientras que ayer despidió la jornada en 95. El español a dos décadas tiene un precio de 143, casi 50 puntos por encima. De forma inversa, el interés de los títulos de la Generalitat se ha situado en el 4,92%, mientras que los españoles al mismo plazo cotizan en el 2,56%.

Esto refleja una salida de capitales de la referencia catalana, especialmente durante los días en los que Junts pel Sí y la CUP declararon de forma unilateral el inicio del proceso independentista. El castigo recibido por la referencia catalana en el mercado secundario ha sido inferior al que podría esperarse, principalmente porque la Generalitat lleva más de tres años sin emitir deuda, lastrado por su pérdida de demanda y por la caída de su calificación crediticia. Además, refinancia la ya existente mediante los mecanismos del Estado central, como el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y el recientemente creado Fondo de Facilidad Financiera (FFF), que asegura a las regiones adheridas un interés cero.

El Ejecutivo catalán depende del Estado español para financiar su déficit y los vencimientos de su deuda, y el problema reside en que la aventura independentista de Junts pel Sí y la CUP también está encareciendo los títulos marca España. El interés de los bonos españoles a diez años llegó a situarse cerca del 2% el lunes (1,996%), principalmente afectado por las «ventas de inversores extranjeros» ante la inestabilidad en Cataluña, apunta Javier Urones, analista de XTB. No obstante, la alta probabilidad de que el Tribunal Constitucional tumbara la aventura secesionista redujo ayer el cupón de la deuda española al 1,831%. Tanto el martes como ayer, los inversores volvieron a entrar con fuerza en los bonos españoles.

Para explicar la influencia del escenario independentista y la inestabilidad política en el mercado de deuda soberana, basta tomar como ejemplo a Italia. Las perspectivas de crecimiento de la economía transalpina son inferiores a las de la española, que además tiene menos deuda, pero el interés de los bonos italianos es inferior al de los españoles desde hace varios meses. No obstante, nuestro país aún registra un déficit público más abultado y la tasa de paro, aunque en descenso, sigue siendo superior.

En concreto, frente al 1,831% que pagaba el bono español a diez años ayer en el mercado, su homólogo italiano abonaba un 1,631%. Es decir, que la distancia entre ambas referencias es actualmente de 20 puntos básicos. Esa «brecha» de mercado, creen los analistas, es la que refleja el riesgo de inestabilidad política a sólo mes y medio de las elecciones y con el escenario independentista en plena ebullición.