El negocio de UGT y CC OO: a más despidos, mayores comisiones

Un dirigente sindical admite que convencían a los trabajadores «de las ventajas» de los ERE

La Razón
La RazónLa Razón

Era un negocio redondo para los sindicatos. En los ERE financiados por la Junta de Andalucía, había dinero para todos. Y cuantos más ERE se aprobaban y más trabajadores se incluían, mayores eran las comisiones que se llevaban UGT y CC OO provenientes de los fondos públicos autonómicos. Estos procesos de reestructuración empresarial suponían una presunta fuente de financiación irregular para los sindicatos, como mantiene la Guardia Civil y la juez Mercedes Alaya. En el atestado número 163/2013 elaborado por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), los investigadores se detienen en el testimonio de Juan Manuel Moreno Valero, secretario de finanzas de la Federación de Industria de CC OO. Sus palabras se consideran de «gran trascendencia» para la investigación, ya que el sindicalista admite «pagos esporádicos» de la mediadora Vitalia –una de las dos principales implicadas en los ERE irregulares– a «algunas federaciones regionales». Moreno Valero detalla que «dichos pagos habrían sido como consecuencia de haber facilitado, estas federaciones, la participación de Vitalia en distintos expedientes, es decir, convencer a los trabajadores de las ventajas que supondría acogerse al plan de prejubilaciones, así como que estos pagos procederían de la comisión cobrada por la mediadora de la aseguradora».

Hasta ahora, la cifra constatada por los agentes percibidas por los sindicatos UGT y CC OO en conceptos de sobrecomisiones es de 7.648.815 euros. Un dinero que la instructora mantiene que no responde a ningún trabajo concreto, más allá de posibilitar la aprobación del ERE y que el negocio fluyera para todos los actores de la trama. La UCO señala que según la declaración de operaciones a terceros del «holding» Vitalia en el periodo 2001-2009 los pagos a sindicatos o empresas vinculadas a éstos ascienden a 4.291.384,10 euros.

En el caso de la otra mediadora, Uniter, existen lagunas. Hay desfases entre lo declarado como pagos y como percibido por los beneficiarios. La Guardia Civil recoge ingresos a ITG –empresa de UGT– por 394.127,26 euros, «suma que dista mucho de la obtenida tras el análisis de las cuentas bancarias tituladas por Uniter en el mismo periodo de tiempo, ascendiendo ésta a 594.398,48 euros, a lo que habría que sumarle otros 447.571,56 euros pagados por Uniter en 2011». Una diferencia de 647.842,78 euros.

También hay oscilaciones entre los datos de Uniter y Asp y Atlantis –sociedades vinculadas a los sindicatos–. En 2006, 2007, 2009 y 2010 recibieron pagos por 706.803,02 euros, pero en las «cuentas bancarias analizadas pertenecientes a Uniter, en este mismo periodo de tiempo, la suma asciende a 771.645,83 euros». La UCO ha fijado en 3.253.031,61 euros los fondos recibidos por las centrales desde Uniter. La cuestión que deben descifrar ahora es a qué responde esa variación.

En su amplio atestado, la Guardia Civil también ha hallado pagos duplicados al sindicato UGT. En una hoja de Excel con cuatro hojas de cálculo hallada durante el registro a la mediadora Uniter durante la primera parte de la «operación Heracles», los investigadores detectan los distintos pagos que esta empresa de José González Mata realizó a los sindicatos como comisión por su gestión en los ERE. En uno de ellos –el asiento correspondiente a la empresa Pickman-La Cartuja– «UGT cobra por partida doble, de la Federación del Metal, Construcciones y Afines y de la empresa Temiqui –propiedad de la central–».

El otro sindicato de clase no es ajeno a esta situación. En otra de las hojas de cálculo, se detectan comisiones «haciendo la diferencia entre CC OO de Madrid y CC OO de Andalucía, llegando a haber cuatro pólizas en la que se paga a ambos».

Este suculento «pastel» es el que está desmontando Alaya. De ahí que varios sindicalistas se concentraran en los juzgados el pasado jueves para insultarla. Pese a que existen vídeos del «escrache» sindical, ayer UGT-A aseguró que «respeta la acción judicial en los ERE» y apuntó que la concentración no era contra la instructora sino de «apoyo a los detenidos, que estaban incomunicados».

En esta misma línea, el secretario regional de CC OO en Andalucía, Francisco Carbonero, apuntó que la protesta era contra las detenciones porque «rozaban el secuestro». De hecho, aseguró que su sindicato «no descarta tomar medidas judiciales ante las formas en que se han producido» y ante unos registros que calificó de «abusivos».