El nuevo líder de UGT pide ya «un Gobierno progresista de cambio»

Ha reivindicado la necesidad de contar con un plan de choque para el empleo y alcanzar un "gran acuerdo estratégico por la industria"

El secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez.

El nuevo secretario general de UGT, Josep María Álvarez, ha pedido hoy a las "fuerzas políticas del cambio"que "lleguen a un acuerdo"porque España "necesita un gobierno progresista y fuerte que mire por los intereses de los ciudadanos".

El secretario general de UGT, Josep María Álvarez, ha pedido hoy a las "fuerzas políticas del cambio"que "lleguen a un acuerdo" porque España "necesita un gobierno progresista y fuerte que mire por los intereses de los ciudadanos".

Durante la clausura del VII Congreso de UGT Castilla y León, en el que ha resultado elegido nuevo secretario autonómico el zamorano Faustino Temprano, el líder de la UGT ha propuesto que una de las líneas básicas del futuro gobierno sea "renegociar con la UE"el plan de ajuste, ya que España "no se puede permitir el ritmo que han impuesto".

Ha reivindicado también la necesidad de contar con un plan de choque para el empleo y alcanzar un "gran acuerdo estratégico por la industria", que sirva para fomentar la contratación estable de trabajadores.

Al Gobierno en funciones le ha pedido "moderación y prudencia"porque "es injusto que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, culpe del déficit público a las comunidades autónomas, cuando éstas son las que ofrecen servicios de calidad a los ciudadanos".

En su opinión, "es mejor recortar del gasto militar, o de otros que no afecten directamente a los ciudadanos, en lugar de decir que los problemas económicos han sido causados por los pensionistas, lo cual es indecente, porque el desfase que hay en la Seguridad Social es debido a la Reforma Laboral del PP".

Álvarez ha criticado que Montoro no haya tenido en cuenta que "ha habido una bajada de cotizantes del 1,8 por ciento y del 5 por ciento en la recaudación que, si no se resuelve con contratos laborales estables y salarios dignos, impedirá mantener el nivel de la Seguridad Social.

Además, ha considerado "poco serio"que no se hable de la "rebaja fiscal"que es la "verdadera culpable"del déficit, de ahí que haya insistido en reclamar "un gobierno con un proyecto de fiscalidad serio, que no vacile en función del interés electoral y que luche contra el fraude fiscal, cometido por los más ricos y por las empresas del Ibex 35, de manera especial".