Política

El PP aceptaría que Cs asuma la vicepresidencia y Canal Sur

Juanma Moreno reclama a la presidenta en funciones de la Junta que «sepa cerrar su etapa con dignidad».

Susana Díaz, ayer, tras la rueda de prensa en la que insistió en que Cataluña ha lastrado su resultado
Susana Díaz, ayer, tras la rueda de prensa en la que insistió en que Cataluña ha lastrado su resultado

Juanma Moreno reclama a la presidenta en funciones de la Junta que «sepa cerrar su etapa con dignidad».

La negociación entre PP y Ciudadanos para el acuerdo de Gobierno en Andalucía se abre hoy desde posiciones cada vez más previsibles. El PP marca terreno con la declaración de principios de que la prioridad es acordar un programa «del cambio», de reformas y de iniciativas, que tenga como ejes la creación de empleo, la limpieza de las conserjerías y la eficacia en la gestión. El PP no va a hacer guerra con el reparto de cargos, dentro de un equilibrio «razonable» en el encaje del tablero del Parlamento y del nuevo Gobierno andaluz. Señalan que la prioridad es lo que han bautizado como «agenda del cambio», y que, por lo tanto, si Ciudadanos demanda ocupar la vicepresidencia o asumir responsabilidades tan simbólicas como el control de Canal Sur, por su parte no habrá problema. Como tampoco si el encaje exige la Presidencia del Parlamento regional. El reparto depende de muchas decisiones en paralelo: cerrar la Presidencia, la Mesa del Parlamento, el reparto de consejerías. En cualquier caso, es poco previsible que en el primer contacto de hoy entren ya en el reparto de cargos concretos.

De momento, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, rebajó ayer las exigencias de su partido para negociar con el PP el cambio de Gobierno en Andalucía al afirmar ahora que «la única línea roja» es que el PSOE no gobierne, aunque sigue defendiendo a su candidato, Juan Marín, como la mejor solución para la Junta de Andalucía. El acuerdo de gobierno, que se empieza a negociar a partir de hoy ya no pasa, por tanto, irrenunciablemente porque Marín sea el presidente andaluz, como aseguró el líder del partido, Albert Rivera, la semana pasada. Villegas, tras la reunión de la Ejecutiva permanente, defendió que el candidato del PP, Juanma Moreno, no es la opción más adecuada, ya que acabará teniendo que dar explicaciones por la corrupción de su partido y ésa, en su opinión, no es la mejor situación.

Cs confía en poder saltar sobre el nuevo PP con la misma bandera de la regeneración que le hizo escalar posiciones en la etapa de Rajoy. Esta vez sacando partido de los juicios de casos de corrupción de esa misma etapa a la que puso fin la moción de censura de Pedro Sánchez y que siguen pendientes de ser cerrados. Vienen meses complicados por esos juicios que aún no han sido resueltos y, además, por las consecuencias que puedan derivarse de la investigación sobre el uso de fondos reservados en el Gobierno de Rajoy para neutralizar al ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

El Parlamento andaluz acogerá hoy el encuentro entre los dos candidatos, el popular Juanma Moreno y el de Cs, Juan Marín, junto con los secretarios generales de ambos partidos, Teodoro García Egea, por el PP, y José Manuel Villegas, por Ciudadanos. Desde Ciudadanos anticiparon ayer que lo previsible es que en esta primera conversación se analice la fórmula y el tipo de Gobierno que debe sostener el cambio en Andalucía. El PP aceptaría un Gobierno de coalición, si ésta es la condición que marca Ciudadanos, como también un acuerdo de investidura a la manera del que en su día firmó la formación naranja con Mariano Rajoy para votarle en su investidura tras las elecciones de junio de 2016. En este mes deberían quedar encajadas más o menos todas las pìezas porque lo lógico es que los dos partidos sellen un acuerdo sobre la conformación del nuevo Parlamento que sirva de base para el del nuevo Gobierno. Sobre ese acuerdo conjunto luego se abriría la discusión sobre el papel de Vox para que salga adelante la renovación de la Junta de Andalucía después de 36 años de Gobierno socialista. El PP juega a su favor con el desgaste que supondría obstaculizar el cambio.

El ex seleccionador de baloncesto Javier Imbroda, número 1 de Cs por Málaga, es una de las opciones para presidir el Parlamento, junto a otros diputados como Marta Bosquet o Sergio Romero. Sobre la intención de Marín de ser presidente se pronunció Juanma Moreno en este diario, señalando que «no puede ser que la tercera fuerza quiera aspirar a ser presidente en función de un criterio que se han inventado. Es disparatado y es alejarse de la ilusión que ha generado ese bloque de cambio en Andalucía». Para el PP-A, la única línea roja es la Presidencia. «Estamos dispuestos a hablar de todo con Cs siempre que vaya en la línea programática de la reforma. No podemos llegar al Gobierno para dejarlo todo igual, tenemos que llegar para cambiar las cosas que no funcionan».

El líder popular reiteró ayer que «los resultados electorales son nítidos, son la expresión libre del pueblo andaluz. Tenemos la responsabilidad moral con esa mayoría de andaluces que quieren un cambio». «Lo que no puede, no debe y no le vamos a permitir a la señora Díaz, es que se pongan palos en la rueda del cambio en Andalucía, porque es lo que quieren y así lo votaron la mayoría de andaluces», señaló. «Vamos a hacer una regeneración ética y democrática en nuestra comunidad. Vamos a transformar y mejorar Andalucía», avanzó. «Le pido a la señora Díaz que sepa cerrar su etapa con dignidad. Los andaluces han decidido cerrar la etapa del socialismo», finalizó, censurando ante la Junta Directiva del PP de Sevilla que Díaz esté utilizando el Boletín Oficial de la Junta para hacer «contratos ad hoc» aún estando en funciones.