El PP desmiente un pacto con Bárcenas: «Que declare o no es sólo cosa suya»

La oposición acusa a Génova de acordar con el ex tesorero que no hable en el Congreso.

La oposición acusa a Génova de acordar con el ex tesorero que no hable en el Congreso.

La decisión del ex tesorero del PP Luis Bárcenas de no declarar ante la comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del PP provocó ayer una reacción airada de la izquierda, que la interpretó como una señal que confirma un supuesto acuerdo del Gobierno con él. Juicio que los populares negaron con duras descalificaciones. La oposición de izquierdas criticó la decisión del ex tesorero de no responder a las preguntas que se le planteen en sede parlamentaria, mientras que el PP resaltó que se trata «de una cosa suya».

Gobierno y PP calificaron de «ofensa» y «necedad» que se sostenga que han pactado con el ex tesorero que no declare cuando comparezca el próximo lunes ante la comisión de investigación sobre las finanzas del PP.

«Eso es ofensivo, si alguien quiere decir esto tendrá que probarlo porque está imputando un delito», declaró el ministro de Justicia, Rafael Catalá, en los pasillos del Congreso, antes de recomendar a quien sostiene este tipo de cosas que se lo «piense mejor», informa Ep. En el mismo sentido se pronunció el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, quien aseguró que su partido no ha negociado con Bárcenas «ni antes ni ahora» y que no lo hará «nunca». «Y me molesta mucho que haya gente que pueda pensar eso o ni tan siquiera insinuar semejante necedad», argumentó. Desde la dirección popular justifican la posición de Bárcenas en su estrategia de defensa, una vez que ha cambiado de abogado y, en consecuencia, también de posición ante los tribunales. Bárcenas está citado el próximo lunes ante la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP. Está obligado a acudir al Congreso, como todos los que han sido citados por los partidos. Pero también tiene derecho a no declarar para no interferir en las causas judiciales que tiene abiertas, simplemente en el ejercicio de su derecho constitucional de no declarar en su contra. El artículo 24.2 de la Constitución española reconoce entre los derechos constitucionales el de «no declarar contra sí mismos». No es la primera vez que un investigado se acoge a su derecho de guardar silencio en sede parlamentaria cuando está inmerso en un proceso judicial.

Bárcenas es una voz clave en esta comisión de investigación por ser una de las personas que ha controlado las cuentas del PP durante 30 años, como gerente primero, a las órdenes del entonces tesorero Alvaro Lapuerta, y como sustituto de éste después. Además es uno de los principales imputados en el «caso Gürtel», en el que se están juzgando las supuestas adjudicaciones públicas de las que se benefició el empresario Francisco Correa por su relación con altos cargos de la formación política. Tras dar a conocer sus anotaciones sobre la presunta contabilidad paralela del PP, los «papeles de Bárcenas», la Audiencia Nacional decidió investigar la posibilidad de que el partido contase con una «caja B».

«Lo que haga o deje de hacer será su decisión y la decisión de su abogado; no sabemos cuál es su estrategia ni qué va a hacer, pero está claro que tiene que venir al Congreso», argumentó el coordinador general del PP, Fernando Martínez- Maillo. Mientras, desde la oposición agitaron la hipótesis del acuerdo de la dirección popular con su ex tesorero. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, acusó al PP de «practicar la omertá». «Que cada uno haga funcionar su imaginación y su inteligencia, pero es evidente. Yo creo que sí», aseguró en Cuatro. En la misma línea apuntó ERC, y también fue la senda argumental por la que apostaron en las filas socialistas.