Rajoy declinará de nuevo la investidura si no tiene apoyos

En la dirección popular ven pocas posibilidades de que prospere el acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y creen más fácil que antes haya elecciones

El presidente del Gobierno en funciones y líder del Partido Popular, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno en funciones y líder del Partido Popular, Mariano Rajoy

En la dirección popular ven pocas posibilidades de que prospere el acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y creen más fácil que antes haya elecciones

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, volverá a declinar esta semana presentarse a la sesión de investidura en el Congreso, si así se lo propusiese el Rey Felipe VI, porque no tiene los apoyos necesarios. «Si no hay modificaciones en los apoyos recibidos no hay razones para hacer cambio en las posiciones», explicó ayer el vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto. En el PP creen que el Rey puede acabar haciendo este ofrecimiento al líder socialista, Pedro Sánchez, cuando acabe esta segunda ronda de conversaciones con los grupos parlamentarios.

La dirección popular justifica esta posición de Rajoy en «la necesidad de ser coherente» con la decisión que adoptó tras la primera ronda de contactos de Su Majestad, que concluyó, por cierto, con la puesta en escena por parte de Podemos de la disposición a negociar con los socialistas.

El PP pide respeto para las propuestas que haga el Rey, pero insiste, al mismo tiempo, en que a la investidura hay que acudir con los apoyos necesarios. Rajoy mantiene su oferta para que en el Gobierno se refleje lo que votaron los españoles en las elecciones generales del 20 de diciembre, pero recuerda que eso exige un entendimiento con los socialistas y con Ciudadanos, que el PSOE hasta ahora siempre ha rechazado. «Hemos sido el partido preferido por los españoles, pero también que hay que entenderse entre distintos para lograr la estabilidad y la moderación, que es lo que los ciudadanos han pedido», argumentó Maroto

El Comité Federal del PSOE del pasado sábado confirma, a su juicio, que el pacto con Podemos en el que trabaja el líder del PSOE, Pedro Sánchez, es «un laberinto sin salida» que comienza su andadura enfrentando a la militancia con la dirección del partido. El dirigente del PP subrayó que la opción de Gobierno que Sánchez «tiene en la cabeza» sólo puede materializarse si pasa por Podemos, un acuerdo que al no contar nunca con el apoyo de Ciudadanos, sólo podría salir adelante con la connivencia de los partidos separatistas. «Sánchez faltaría a su palabra y a su militancia», apostilló Maroto.

En la dirección popular ven muy pocas posibilidades de que prospere el entendimiento entre Sánchez y Pablo Iglesias, y creen que es más fácil que antes haya de nuevo elecciones. Ante esta coyuntura, el PP insistió ayer de nuevo en su propuesta de gran coalición, el «camino con salida para escuchar a todos los votantes que quieren un entendimiento rápido, moderación, estabilidad y que nos dediquemos a arreglar los problemas del país y no los problemas que existen dentro de la sede socialista». «Nosotros proponemos que en lugar de escuchar a unos miles de militantes del PSOE, que tienen todo nuestro respeto, se escuche a millones de votantes», defendió el vicesecretario popular durante una rueda de prensa en Madrid.

El PP volvió a reiterar ayer su disposición a abrir un diálogo con las diferentes fuerzas políticas «sin líneas rojas», más allá del respeto a los principios y valores de la unidad territorial y a la Carta Magna. Y también reiteró su oferta para trasladar ese posible acuerdo a nivel municipal y autonómico para que los gobiernos socialistas puedan mantener su estabilidad sin depender de Podemos.