El presunto testaferro de Obiang en España, amparado en Europa

Vista general de una sesión plenaria en hemiciclo del Parlamento Europeo (PE)
Vista general de una sesión plenaria en hemiciclo del Parlamento Europeo (PE)

El caso de Vladimir Kokorev, el empresario hispano-ruso que acaba de cumplir dos años de prisión preventiva en las Islas Canarias por ejercer presuntamente de testaferro de Teodoro Obiang, llega esta semana al Parlamento Europeo

El caso de Vladimir Kokorev, el empresario hispano-ruso que acaba de cumplir dos años de prisión preventiva en las Islas Canarias por ejercer presuntamente de testaferro de Teodoro Obiang, llega esta semana al Parlamento Europeo. Acusado de blanquear 20 millones de euros en favor del presidente de Guinea Ecuatorial, Kokorev (que está privado de libertad junto a su anciana mujer, Julia y su hijo, Igor) atraviesa una grave situación humanitaria que ha llevado a su defensa a elevar su denuncia a Bruselas.

Este jueves la Eurocámara acogerá la mesa redonda “Justicia, Derechos Humanos y el debido procedimiento en la Unión Europea”, un foro presidido por el europarlamentario Fulvio Martusciello, que acogerá la denuncia de abogados europeos, políticos y expertos en derechos humanos sobre la instrucción policial y judicial del caso llevado a cabo desde Las Palmas por la juez Ana Isabel de Vega y el fiscal Luis del Río. La queja formal por la dilatada investigación de este caso de presunta corrupción político-empresarial, que se arrastra desde hace una década sin la presencia aún de auto de procesamiento, llegará a la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, -cuya vicepresidencia ostenta la española Beatriz Becerra- así como a la Comisión de Peticiones.

Las instituciones europeas abren una vía para determinar si la justicia en Canarias está vulnerando el Convenio Europeo para la Protección de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales, en la medida en que se está aplicando “una privación cautelar de la libertad de forma desproporcionada o irrazonable”, teniendo ésta “un carácter punitivo en cuanto al exceso y constituyendo una suerte de pena anticipada”, según el borrador de denuncia que manejan los europarlamentarios.

Vladimir Kokorev, ya jubilado del sector naviero en el que desempeñaba su actividad comercial con el régimen de Malabo, ha recibido un último diagnóstico médico que abunda en la gravedad de su estado de salud y que su defensa ha presentado.

Como ya hiciesen los eurodiputados Jean-Luc Schaffhauser (Francia) y Georgios Epitideios (Grecia) hace seis meses, es ahora el italiano Fulvio Martusciello el que lidera una reclamación a la justicia española en relación a las condiciones humanitarias en las que se mantiene al presunto testaferro de Obiang. La magistrada De Vega, del Instrucción nº5 de Las Palmas, negó la petición del hijo -atendiendo a criterios de dignidad y de humanidad- de reagrupación en el mismo módulo de su padre para poder atenderlo por sus dolencias.