«El Rey está preparado para asumir nuevos retos»

El Monarca afronta una agenda intensa tras su último viaje al Golfo

Don Juan Carlos, en los Emiratos Árabes, durante su último viaje oficial al Golfo Pérsico
Don Juan Carlos, en los Emiratos Árabes, durante su último viaje oficial al Golfo Pérsico

La próxima semana el Rey tendrá una agenda llena de compromisos oficiales. Recién aterrizado del viaje a Emiratos Árabes y a Kuwait, Don Juan Carlos asistirá hoy a la misa de Resurrección en Palma de Mallorca, a la que el año pasado no pudo acudir debido a que fue operado de una doble hernia discal.

Tal y como él mismo ya aseguró, y siguiendo las instrucciones del traumatólogo a cargo de su operación, Miguel Cabanela, la intención de la Corona es que recupere su agenda con normalidad y que el hecho de que su rehabilitación vaya por buen camino deje de ser noticia. De hecho, fuentes próximas a la Zarzuela aseguran que se encuentra «preparado para asumir nuevos retos». Según los plazos que estableció el cirujano, el Rey debería dejar de utilizar el bastón próximamente, aunque desde Zarzuela aseguran que no prescindirá de él de momento.

Las mismas fuentes explican que Don Juan Carlos se estuvo preparando a fondo para poder asumir el viaje por el Golfo Pérsico. Durante esa semana el Monarca, que ha pasado de la rehabilitación intensiva a una de mantenimiento, no pudo realizar sus ejercicios a diario debido a los horarios de los actos, y estos días intensificará el plan de rehabilitación para asumir los siguientes «retos»: entre los días 26 y 28 estará en Roma para asistir a la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II y mantener su primer encuentro con el Papa Francisco. A finales de mes se desplazará a Omán y a Bahréin y continuará su gira por el Golfo Pérsico para respaldar a nuestras empresas, y más adelante viajará a Arabia Saudí y Qatar. La próxima semana, independientemente de sus audiencias privadas, el Rey tendrá actos dentro y fuera de Zarzuela. El martes, junto con la Reina y los Príncipes de Asturias, ofrecerán un almuerzo en el Palacio Real a una representación del mundo de las letras con ocasión de la entrega del Premio Cervantes el miércoles, después de dos años consecutivos sin poder hacerlo por motivos de salud en los que Don Felipe ha representado a su padre. La escritora mexicana Elena Poniatowska recibirá el galardón en el paraninfo de la Universidad de Alcalá. El jueves cerrará sus compromisos internacionales con dos encuentros en La Zarzuela; primero con el presidente de Ecuador, Rafael Correa –será investido en Barcelona doctor honoris causa y aprovechará para reunirse con el Rey y con Rajoy–, y después recibirá a una representación de la Unión de Círculos Italianos, asociación que engloba a los clubs de las comunidades italianas que residen fuera de Italia.

El año pasado, las repetidas operaciones con los consiguientes períodos de recuperación supusieron que el Monarca «atase» su agenda dentro de nuestras fronteras y sus dos focos prioritarios fueron la recuperación económica y otra crisis: la de la confianza de los ciudadanos en las instituciones. En 2012, el Jefe de Estado se centró en promocionar la Marca España en el exterior, y fue la intensa agenda lo que le provocó un desgaste físico que le motivó a volver a ser intervenido quirúrgicamente.

Don Juan Carlos ha ido cumpliendo con los plazos de recuperación que le marcó Cabanela,por lo que a pesar de que esté recuperando con normalidad sus compromisos institucionales, la Casa sí adapta los actos y los horarios a sus necesidades, como ha sucedido en este último viaje por los dos países del Golfo Pérsico en el que la agenda no ha estado tan repleta de actos como en otras ocasiones. «Roma no se construyó en un día», aseguró el traumatólogo en una reciente entrevista con este periódico.