MENÚ
viernes 15 febrero 2019
19:55
Actualizado

El «sed fuertes» de Puigdemont a 2.314 km

El ex president comparece desde Berlín y avisa de que el único fallo «justo» es la absolución de los encausados.

  • El «sed fuertes» de Puigdemont a 2.314 km

Tiempo de lectura 2 min.

13 de febrero de 2019. 04:12h

Comentada
C. R..  13/2/2019

Justo a la misma hora en la que tomaba la palabra el abogado de Oriol Junqueras, Andreu Van den Eynde, el ex president Carles Puigdemont reclamó su cuota de atención desde Berlín, donde organizó una comparecencia ante la prensa para valorar la primera jornada del juicio del «procés», con varios de los ex miembros de su Govern en el banquillo de los acusados. A ellos les quiso dirigir unas palabras y les pidió «ser fuertes», «tener ánimo», «confianza» durante todo el juicio porque «deben estar orgullosos del ejemplo que están dando» a 2.314 kilómetros de distancia de Madrid.

De hecho, el ex president de la Generalitat basó parte de su intervención en apoyar a los líderes independentistas encausados y dedicó otra a acusar al Estado y responsabilizarle del juicio del «procés». A su juicio, esta causa es una «prueba de estrés para la democracia española» y para su sistema judicial. «No hay razones jurídicas, no hay pruebas y no hay crimen», sentenció ante la prensa internacional. En este sentido, Puigdemont lazó otro órdago y aseguró que el Estado ahora tiene la oportunidad de «rectificar» y que el único fallo «justo» es la «absolución».

«Durante el juicio se desenmascararán muchas de las construcciones que nos han llevado hasta aquí. No olvidemos que la única acusación particular es la de un partido de ultraderecha franquista, Vox, lo que demuestra que es un juicio político», sostuvo tras cuestionar la atención que recibe Venezuela y compararla con la del «procés». «Quiero preguntar a las instituciones europeas por qué les concierne más lo que pasa en Venezuela que lo que está pasando en Madrid hoy», aseguró.

Puigdemont se encuentra en Berlín invitado por la organización Cinema for Peace, que aprovecha la celebración del festival de cine de la capital alemana, la Berlinale, para organizar una serie de actos paralelos en los que participan políticos y activistas.

El ex president ha justificado su papel en la capital germana estos días diciendo que su objetivo es el de «dar voz» a «los que se enfrentan a un juicio completamente injusto» y aprovechar «la oportunidad» para «denunciar esta situación». «Yo ya me he puesto a disposición de la Justicia en Alemania y en Bélgica», respondió ayer al ser preguntado por su huida.

Últimas noticias