El soberanismo pierde seis puntos desde la aparición de SCC

En la primavera de 2014 nace Sociedad Civil Catalana, una asociación ciudadana transversal que se opone a la independencia. Desde su aparición el porcentaje de soberanistas ha bajado del 48,5% al actual 42,9%, y contrariamente se incrementa el rechazo a la independencia desde el 45,3% al 50,0%. No obstante, el recorrido del soberanismo es largo; el primer acto que inicia la actual ofensiva independentista es la Diada de 2012. Tras aquella jornada, el Parlament instó al Govern a celebrar una consulta y la convocatoria adelantada de elecciones autonómicas para noviembre. Se inicia la agitación política que hace que en cuatro meses, entre el barómetro de julio y el de noviembre, el porcentaje de catalanes favorables a la independencia se dispare del 34,0% al 44,3%. Mientras que los contrarios bajan del 59,7% al 48,6%. Durante los doce meses siguientes irá creciendo el apoyo a la independencia. Al disolver el Parlament, Mas cree que explotando el filón independentista pasará del 38,4% de los votos y 62 escaños de 2010 a alcanzar la mayoría absoluta en las elecciones de 2012. Pero los resultados de las urnas son decepcionantes: pierde 12 diputados y baja al 30,7%, mientras que ERC atrae el voto independentista y duplica el número de representantes de 10 a 21. Mas fracasó, no logró vaciar de votos a ERC y erigirse como el único partido nacional catalán.

En diciembre de 2013, Mas anuncia la celebración de una consulta para el 9 de noviembre de 2014. El CEO de noviembre registra el mayor porcentaje de apoyo a la independencia: el 48,5%. Es el primer y último barómetro en donde el «sí» supera al «no». A partir de este momento comenzará a caer el apoyo a la independencia y dominará el rechazo a la misma.

Previo a la Diada de 2014, el CEO confirmaba un equilibrio entre los favorables y contrarios a la independencia: 45,2% frente al 45,9%. Tras la Diada los separatistas representan el 45,3%, mientras que crece el «no», que ya es del 47,4%. Desde este momento, que coincide con la pretendida consulta, comienza a acentuarse el descenso del apoyo a la independencia y se incrementa el porcentaje de contrarios a la misma, hasta llegar al verano de 2015 con un 42,9% a favor y un 50% en contra.

En la encuesta de julio de NC Report para LA RAZÓN, el frente independentista formado por Mas, ERC y entidades separatistas catalanas obtendría unos resultados muy por debajo de los que registraron por separado CiU y ERC en 2012: pasarían del 44,4% de los votos al 35,9% –71 a 56 escaños–. Por lo que ya se anticipa un nuevo fracaso de la estrategia del president Artur Mas.