El Supremo revisa la condena a 32 años al asesino de Isaías Carrasco

La Audiencia Nacional impuso al etarra Beñat Aguinagalde 32 años de cárcel por matar de varios disparos al exconcejal socialista Isaías Carrasco en 2008 en Mondragón (Guipúzcoa).
La Audiencia Nacional impuso al etarra Beñat Aguinagalde 32 años de cárcel por matar de varios disparos al exconcejal socialista Isaías Carrasco en 2008 en Mondragón (Guipúzcoa).

El Tribunal Supremo revisará mañana a las 10:30 horas la condena a 32 años que la Audiencia Nacional impuso al etarra Beñat Aguinagalde por matar de varios disparos al exconcejal socialista Isaías Carrasco en 2008 en Mondragón (Guipúzcoa).

Aunque el etarra fue absuelto inicialmente, el Supremo ordenó que se repitiera el juicio y tras la nueva vista la Audiencia le condenó como autor de los delitos de asesinato y tenencia de armas de fuego con finalidad terrorista, además de una multa de 7.200 euros por otro de daños.

El Supremo ordenó repetir el juicio al estimar que la absolución vulneró el derecho a la tutela judicial efectiva por excluir como prueba de cargo, sin suficiente motivación, la identificación fotográfica del acusado que hizo una testigo, que en el juicio reconoció a Aguinagalde como el joven al que vio huir.

Según la condena, el acusado debe indemnizar a la viuda y a los tres hijos de Carrasco, que en el momento de los hechos tenían 20, 14 y 4 años, en 500.000 euros, de los que 265.906 deberá pagar al Ministerio del Interior, que ya anticipó dicha cantidad a la familia, y 93.911 al Consorcio de Compensación de Seguros por los pagos que ya efectuó.

Para fijar esta indemnización la Sala tuvo en cuenta el daño moral ocasionado y la pérdida de ingresos en la unidad familiar.

La Audiencia declaró probado que Aguinagalde formaba parte del comando Asti de ETA, que operaba desde 2008 en Guipúzcoa y que inició una serie de atentados tras la tregua de la banda terrorista de 2007.