El Constitucional permitirá que se celebre el pleno soberanista

EL PP y C’s piden que se suspenda la iniciativa soberanista como medida cautelar previa al fallo. El TC entiende que no puede impedir que se debata una iniciativa política, aunque se pueda anular después

El Tribunal Constitucional admite a trámite los recursos de amparo de PP, PSC y C's contra la tramitación de la propuesta independentista en el Parlament catalán. Los magistrados siguen reunidos para decidir sobre las medidas cautelares solicitadas en estas demandas de amparo.

El Tribunal Constitucional admite a trámite los recursos de amparo de PP, PSC y C's contra la tramitación de la propuesta independentista en el Parlament catalán. Los magistrados siguen reunidos para decidir sobre las medidas cautelares solicitadas en estas demandas de amparo.

Sin pérdida de tiempo. Fue presentar los portavoces en el Parlamento catalán de Ciudadanos, Partido Socialista de Cataluña (PSC) y Partido Popular de Cataluña (PPC), Inés Arrimadas, Xavier García Albiol y Miquel Iceta, respectivamente, los recursos en el registro del Tribunal Constitucional y el Pleno del mismo, que se encontraba reunido, lo recibió, lo incluyó en el orden del día y decidió que hoy mismo resolvería sobre la admisión a trámite, y, en su caso, respecto a las medidas cautelares solicitadas. En concreto, sobre la suspensión de la sesión plenaria del Parlament que tendrá lugar el próximo lunes, coincidiendo con el aniversario del 9-N. Esta medida cautelar ha sido solicitada por Ciudadanos y Partido Popular, no así por los socialistas, a quienes, según el secreterio general del PSC, Miquel Iceta, sus servicios jurídicos desaconsejaron instarla dada la dificultad de que se admita.

En esos recursos se solicita la anulación de dos resoluciones concretas. En primer lugar, la convocatoria por parte de la presidenta de la Cámara autonómica, Carme Forcadell, de la Junta de Portavoces el pasado martes sin que hubiese estado constituido el Grupo Parlamentario Popular, pese a tener de plazo para ello hasta el día 6; y, en segundo lugar, pero intrínsicamente derivado de la primera cuestión, la decisión de la Mesa del Parlamento de tramitar la iniciativa de Junts pel Sí y la CUP en la que insta al futuro Gobierno catalán a comenzar la «desconexión» de España y no acatar ninguna resolución del TC que pueda frenarla, después de haber desestimado Forcadell la solicitud de reconsideración formulada por PSC y C’S, a la que se adhirió el PPC, pese a no estar constituido todavía como grupo.

Todo hace indicar que será la tesis de los socialistas la que «triunfe» en el Alto Tribunal, pues, según las fuentes consultadas por este periódico, los magistrados parecen tener claro la decisión a adoptar: admisión a trámite de los recursos, pero denegación de la medida cautelar solicitada por PPC y Ciudadanos.

Los populares reclamaban que se adoptara esa medida «inaudita parte», es decir, sin necesidad de pedir al Parlament, a su Mesa, que presentara alegaciones. Esta posibilidad está recogida en el artículo 56.6 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, en el que se establece que «en supuestos de urgencia excepcional, la adopción de la suspensión y de las medidas cautelares y provisionales podrá efectuarse en la resolución de la admisión a trámite». Si se estimase, el tribunal daría traslado a la partes para alegaciones y volvería a resolver sobre la medida en cuestión.

Sin embargo, no parece que vaya a ser ésta la decisión que adopte el Tribunal Constitucional, pues todo hace indicar que se admitirá a trámite pero su resolución seguirá el procedimiento ordinario fijado para los recursos de amparo. Es decir, se abriría un plazo para que las partes presentaran sus informes sobre el contenido de los recursos y posteriormente se resolvería.

Esto tendrá como consecuencia que la resolución independentista podrá debatirse, y aprobarse, el próximo lunes, pese a que el Gobierno la impugne de forma inmediata y, a consecuencia de ello, se suspenda tanto la declaración como los actos que de ella puedan emanar.

En cuanto a los motivos, las fuentes consultadas señalan que adoptar una medida tan drástica como la solicitada por Ciudadanos y PPC sería «ir en contra de la propia doctrina del Tribunal Constitucional» y supondría una especie de pronunciamiento definitivo sobre el fondo del asunto. De hecho, este tipo de suspensiones cautelares sólo se han adoptado hasta ahora cuando se trata de cuestiones muy específicas, como evitar la ejecución de un desahucio o resolver un recurso de un condenado a penas leves de prisión.

En esta línea, el Alto Tribunal, al menos hasta ahora, «nunca ha adoptado una decisión que haya impedido que un parlamento debata un asunto político». Cuestión distinta es que la decisión que se apruebe pueda suspenderse, en un primer momento, y anularse posteriormente, si se comprueba que el contenido de la misma vulnera preceptos de la Constitución.

En todo caso, el Tribunal Constitucional ya ha dejado claro que tiene facultades para analizar este tipo de declaraciones o resoluciones de un parlamento autonómico, pese a que algunos defiendan que no tienen ningún valor jurídico, entre ellos algunos magistrados del propio tribunal.

Fue en la sentencia que anuló la declaración soberanista del Parlament de Cataluña de 2013 en la que el TC dejaba claro que Tribunal que, «sin perjuicio de su marcado carácter político, la resolución tiene carácter jurídico y, además, produce efectos de esta naturaleza». Con este argumento, entró en el fondo del asunto y anuló esa resolución.

«Tiranía» y pisotear derechos

Por otro lado, los tres portavoces atacaron duramente la iniciativa que debatirá, si no se produce una sorpresa hoy en el TC, el Parlament el próximo lunes. Así, el popular Xabier García-Albiol considera que la propuesta de JXSí y y la CUP «no es el inicio de un proceso de soberanía, sino de tiranía inadmisible».

Por su parte, Miquel Iceta, dirigente del PSC, subrayó que se trata de un intento de «pisotear derechos y libertades» de los catalanes, a la vez que garantizó que el Gobierno, en este tema, les «tendrá a su lado».

Arrimadas, portavoz de C`S, afirmó que la propuesta secesionista «desafía absolutamente el orden democrático de este país».

El PSC se desmarcó al no pedir la suspensión cautelar : «Creemos que no va a atenderla»

El Partido Socialista de Cataluña se desmarcó del PPC y C’S al no pedir la suspensión cautelar del Pleno del Parlament en el que está previsto que se debate la propuesta secesionista de JxSí y la CUP. Sobre esta cuestión, Miquel Iceta, dirigente de los socialistas catalanes, argumentó que no incluían esa solicitud en su recurso porque «creemos que el Tribunal Constitucional no va a atenderla y no queríamos que dentro de unos días nos dijeran “no” a esa petición. Entendemos que no es una solicitud que el tribunal esté en condiciones de atender, aunque respetamos mucho» la decisión de los otros dos partidos, afirmó al respecto.

En cambio, para el PP, de no suspenderse los acuerdos impugnados «se atentaría contra el interés general de España, produciendo una perturbación en el orden constitucional de convivencia».