Política

El Vaticano desautoriza a Monseñor Renzo Fratini, que acusó al Gobierno de “resucitar” a Franco

El director interino de la Santa Sede, ha precisado que las declaraciones de Fratini sobre la exhumación de Franco "han sido expresadas a título personal"

Alessandro Gisotti, el director interino de la Santa Sede, ha precisado que las declaraciones del ex nuncio en España, Monseñor Renzo Fratini, sobre la exhumación de Franco "han sido expresadas a título personal"y que como indicó en una entrevista con la revista Vida Nueva su intención no era meterse en cuestiones políticas internas. Sin embargo, Gisotti no ha revelado si han contestado a la queja formal formulada por el Gobierno de España después de que Fratini les acusara en una entrevista con Europa Press de "resucitar a Franco" con su intención de exhumar los restos del dictador del Valle de los Caídos.

Publicidad

En dicha entrevista, Fratini explicó que "hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil". Entonces la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo declaró que las palabras del nuncio era “una injerencia evidente. Un comportamiento absolutamente inaceptable". Tras las palabras de Fratini, la embajadora de España ante la Santa Sede, Carmen de la Peña, se reunió el pasado 4 de julio con el secretario de Relaciones con los Estados, moseñor Paul Richard Gallagher, para hacerle entrega de una misiva en la que el Gobierno se quejaba por estas declaraciones, según confirmaron a Europa Press en fuentes del Ejecutivo, que también precisaron que la queja era "por intromisión en asuntos propios de otro Estado".

La Santa Sede también aprovechó pata matizar su posición de pleno respeto de la soberanía del Estado español y de su sistema legal: "Volvemos a reiterar que la posición de la Santa Sede sobre el tema de la exhumación de Franco es clara y ha sido ya expresada oficialmente en la carta que el Secretario de Estado, Cardenal Pietro Parolin, ha enviado el pasado mes de febrero a la Vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, y ulteriormente reafirmada por el Secretario General de la Conferencia Episcopal Española", ha concluido Gisotti.

Encuentro en el Vaticano

Publicidad

En su carta de queja, acompañada de la nota verbal, el Ejecutivo hizo saber al Vaticano que debía reaccionar ante un "problema"que no había creado España sino las declaraciones de Fratini. El Gobierno afirmó que no planeaba hacer pública la misiva en aras al rigor de las "relaciones diplomáticas", tal y como recalcaron las mismas fuentes. A finales de 2018, la vicepresidenta Carmen Calvo se reunió en el Vaticano con el secretario de Estado, Pietro Parolin, para tratar exhumación de Franco. Tras aquella reunión, Calvo afirmó que la Santa Sede apoyaba que el dictador no fuese enterrado en La Almudena, después de que la familia expresase su deseo de inhumar los restos en la catedral en caso de que salgan del Valle de los Caídos. Sin embargo, el Vaticano matizó poco después que no se había tratado el asunto del lugar de la inhumación.

Posteriormente, ya en 2019, el Gobierno hizo pública de forma parcial una carta de la Santa Sede en la que afirmaba que "la Iglesia no se opone a la exhumación si la Autoridad competente así lo dispone". No obstante, otros fragmentos de la misiva desvelados más adelante por 'El Independiente', ponían de manifiesto que el secretario de Estado Parolin también trasladaba al Ejecutivo español que la exhumación es "competencia del Estado español y está sometido al Derecho y a la Justicia española".

Publicidad