Política

Enrique Krauze: «Si gana Podemos, España vivirá años de confusión y sufrimiento»

Entrevista con Enrique Krauze. El historiador cree que la crisis y la «escandalosa corrupción» impulsan el populismo

«Con Monedero debatí por televisión. Me pareció extraño que un político español apoyara tanto a Chávez»
«Con Monedero debatí por televisión. Me pareció extraño que un político español apoyara tanto a Chávez»

Entrevista con Enrique Krauze.

El historiador cree que la crisis y la «escandalosa corrupción» impulsan el populismo

La voz de Enrique Krauze (Ciudad de México, 1947) se erige como una de las más sólidas en el ámbito del pensamiento liberal iberoamericano. Amigo y ayudante de Octavio Paz, con quien trabajó en la célebre revista «Vuelta», y fundador de «Letras Libres», otro faro del pensamiento liberal, Krauze ha diseccionado como pocos la figura del caudillo tan extendida en la historia de Latinoamérica en libros como «El poder y el delirio». En un cuestionario enviado por LA RAZÓN, el autor de «Redentores» y «Biografía del poder» asegura que «el populismo bolivariano conduce indefectiblemente al desastre».

–El populismo en Latinoamérica (Venezuela, Bolivia, Ecuador) es nacionalista y de izquierdas, y el de Europa (al menos en el norte) surge como reacción a la inmigración y se alimenta del miedo al otro. ¿Qué tienen en común?

–El populismo no se define por la ideología, sino por la conexión carismática entre un líder y «el pueblo». Ese líder tiene como instrumento primordial el micrófono y la propuesta de un futuro de redención.

–¿El caudillismo y el populismo surgen cuando los partidos fuertes se debilitan?

–Cuando no hay un entramado institucional y democrático fuerte –como lo hay en Estados Unidos, Inglaterra– o un orden tradicional sólido –como lo hay en China, o en las antiguas monarquías–, surge el liderazgo carismático.

–¿Hasta qué punto es clave la existencia de un líder carismático en el éxito de un movimiento populista? ¿Conoce a Pablo Iglesias o a Juan Carlos Monedero?

–El líder carismático es central. Sin él no hay populismo. Y no, no conozco a Pablo Iglesias. Con Juan Carlos Monedero debatí por televisión. Me pareció extraño que un político español apoyara tanto a Hugo Chávez, pero entendí que tenía una relación profesional con el chavismo. Por lo que se ve, su asesoría ha beneficiado mucho a Venezuela.

–El ascenso de los partidos populistas en el sur de Europa, ¿es el resultado de la crisis o hay algo más?

–La crisis, sí, pero también el hartazgo, absolutamente justificado, con la escandalosa corrupción.

–En el caso de Podemos, ¿cree que el chavismo lo está usando para introducirse en España? ¿Qué consecuencias a nivel político podría tener una victoria de Podemos?

–Creo que un triunfo populista en España sería desastroso. El entramado institucional y la modernización general que España ha logrado en las últimas décadas se pondría en riesgo. Además, reaparecería el encono social, de tan trágica memoria: el populista siempre fustiga al «pueblo» contra el «no pueblo». Esa polarización ya está en el discurso de Podemos.

–¿Un populismo de corte bolivariano tiene posibilidad de enraizar en la sociedad española si la economía no mejora las condiciones de vida de los ciudadanos?

–El populismo bolivariano conduce indefectiblemente al desastre que estamos viendo en la riquísima Venezuela. Pero la tentación de «borrón y cuenta nueva» parece privar en el electorado español. Si se decanta por Podemos, esperan a España (me temo) años de confusión y sufrimiento. De los cuales saldrá, porque la democracia española es sólida. Mi conclusión es clara: es preciso que España conozca la experiencia populista latinoamericana para prevenir una caída en ese régimen indigno del desarrollo histórico español.

–¿Qué es más dañino: el populismo de derechas o el de izquierdas?

–Ambos. El populismo es la demagogia entronizada: una caricatura, una adulteración, una excrecencia de la democracia.

Referente del pensamiento liberal

Sus libros sobre la radiografía del poder en Latinoamérica son una referencia para entender el caudillismo y el populismo al otro lado del océano. El historiador y ensayista mexicano considera que Podemos ha atizado un discurso que conduce a la polarización social.