España subraya que una Cataluña independiente no sería reconocida en la ONU

Sesión informal del 70 aniversario de la ONU

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (d), acompañado por el embajador representante permanente de España ante Naciones Unidas Román Oyarzun Marchesinente (i) hoy en Nueva York
El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (d), acompañado por el embajador representante permanente de España ante Naciones Unidas Román Oyarzun Marchesinente (i) hoy en Nueva York

José-Manuel García Margallo: "La comunidad internacional en su conjunto se ha pronunciado clara, expresa y rotundamente en contra del reconocimiento de supuestas realidades unilaterales, que hoy sólo habitan en el más absoluto de los limbos jurídicos y políticos"

En la Asamblea General de Naciones Unidas, se aprueba una resolución que respalda la integridad territorial de los estados

El ministro José Manuel García-Margallo siempre marcó en rojo el objetivo de que España fuese miembro del Consejo de Seguridad de la ONU. Una vez conseguido, el jefe de la Diplomacia española ha dado orden a sus diplomáticos de dar la máxima visibilidad a España sobre todo este mes octubre en el que es presidente de este órgano.

Ayer destacó la declaración que adoptó la Asamblea General en su sesión informal del 70 aniversario de la ONU, basada en un resolución a iniciativa de España. Así las cosas, estaba previsto que se aprobase por unanimidad un texto en el que se defiende el principio de integridad territorial de los Estados.

De esta forma, el ministro de Asuntos Exteriores quiso destacar que "la comunidad internacional en su conjunto, aquí representada, se ha pronunciado clara, expresa y rotundamente en contra del reconocimiento de esas supuestas realidades unilaterales, que hoy sólo habitan en el más absoluto de los limbos jurídicos y políticos".

A juicio del jefe de la Dipomacia española, "si ello no es así no por casualidad o por capricho. Es porque la experiencia nos demuestra que el respeto al principio de integridad territorial es una salvaguarda esencial contra un retorno al estado de naturaleza. Quienes pretenden imponer la uniformidad étnica, lingüística, religiosa o de cualquier otro tipo (...) van en contra del sentido de la historia y la historia ni les comprenderá ni les absolverá", indicó García-Margallo en clara referencia sin mencionarlo de forma directa al proceso soberanista catalán.

De esta forma, en el texto de la resolución, cuya aprobación no se había producido al cierre de esta edición, se escribió: "El inquebrantable compromiso (de Naciones Unidas) con los propósitos y principios de la Carta, así como con la Carta en su totalidad", en referencia a la Carta de San Francisco, fundador del organismo. Esto significa que respalda la determinación expresada en el citado documento de "preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, que dos veces durante nuestra vida ha inflingido a la Humanidad sufrimientos indecibles".

Asimismo, se destaca que los países miembros deben "cumplir nuestra obligación de abstenernos, en nuestras relaciones internacionales, de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas"