España y Reino Unido crearán grupos de trabajo para resolver el conflicto

Los ministros español y británico de Exteriores, José Manuel García-Margallo y William Hague, se han comprometido hoy a trabajar para resolver el último conflicto con Gibraltar creando grupos de trabajo, en una conversación en la que España ha garantizado que todas las medidas respetarán la legalidad.

Según ha informado en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores, García-Margallo y Hague han hablado hoy por teléfono en el marco de lo acordado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el primer ministro británico, David Cameron.

García-Margallo ha recordado la plena disposición de España a dialogar sobre todas las cuestiones que afectan a ambos países.

No obstante, el jefe de la diplomacia española ha recordado que el "acto unilateral"de instalación de los bloques de cemento en la bahía de Algeciras "es reflejo de una política de hechos consumados inaceptable para España"y que ha infligido "un grave perjuicio para los pescadores españoles y el medio ambiente".

Ambos ministros, según Exteriores, se han comprometido a trabajar para resolver la situación, creando grupos de trabajo ad-hoc en los que además de Reino Unido y España estén presentes aquellas otras autoridades que puedan tener competencias en esas materias.

El ministro García-Margallo ha recordado a su homólogo del Reino Unido que los Gobiernos británico y español "son en última instancia los responsables de hacer cumplir la legislación comunitaria".

Además, le ha trasladado a Hague que España "se reserva la potestad de hacer controles para evitar los tráficos ilícitos", así como adoptar las medidas que estime convenientes para evitar el fraude fiscal, las violaciones al medio ambiente y cualquier acto que vaya contra el ordenamiento español y comunitario.

En este sentido, García-Margallo le ha garantizado que las medidas tomadas y las que se tomen en el futuro respetarán siempre la legalidad internacional, la normativa europea y nacional, y ha insistido en que España velará "firmemente"siempre por la defensa de sus ciudadanos y los intereses nacionales.