España

La base de Rota, “cerebro” europeo de la lucha contra la piratería en el Índico

Desde hoy, la misión «Atalanta» de la UE en el Índico se controla desde Rota tras mudarse su Cuartel General desde Londres.

Desde hoy, la misión «Atalanta» de la UE en el Índico se controla desde Rota tras mudarse su Cuartel General desde Londres.

Aunque la salida de Reino Unido de la UE tenía que hacerse efectiva hoy, el Brexit sigue lejos de ser una realidad. Sin embargo, Londres ya se está haciendo cargo de parte de la separación de bienes que implica este complicado divorcio, que en materia de Defensa tiene a España como uno de los grandes beneficiados. Un ejemplo es lo que ocurrirá hoy en la base de Rota (Cádiz) con la activación oficial del Cuartel General Operacional (OHQ, por sus siglas en inglés) de la Operación «Atalanta» de la UE contra la piratería en el Índico. Un cuartel que hasta ahora estaba en Northwood (Reino Unido). Hace un año se certificaron las instalaciones gaditanas, en las que desde hoy trabajarán 77 efectivos de una veintena de nacionalidades con el objetivo de que las cifras de ataques y secuestros en las costas de Somalia se mantengan como en los últimos cinco años: prácticamente inexistentes.

La lucha de España por hacerse cargo de este OHQ de la UE viene de lejos, básicamente desde finales de 2017, cuando presentó, con Francia, una candidatura conjunta para albergar el Cuartel Operacional de «Atalanta». Con ella pretendían que las competencias que tenía Northwood se dividieran: España se quedaría con el OHQ y Francia, en la localidad de Brest, con el Centro de Seguridad Marítima para el Cuerno de África (MSCHOA). La opción franco española venció a la italiana el pasado verano, convirtiéndose Rota en el quinto OHQ de la UE junto a los de París (Francia), Larisa (Grecia), Potsdam (Alemania) y Roma (Italia). Estos OHQ son cuarteles multinacionales de nivel estratégico que pueden dirigir una misión concreta de la UE, como por ejemplo la operación «Sophia» contra las mafias de la inmigración en el Mediterráneo, que se controla desde Roma.

Así que desde hoy, «Atalanta» se dirigirá desde España y al frente de la planificación y organización de la misma estará el vicealmirante español Antonio Martorell Lacave, quien en un sobrio acto en Rota, recibirá la bandera del OHQ de manos del comandante saliente, general británico Charlie Stickland.

Pero Martorell no será el único oficial general español en puestos de mando de esta operación, pues a principios de mes el contraalmirante Ricardo A. Hernández asumió el mando de la Fuerza Naval internacional de «Atalanta» a bordo de la fragata «Navarra», que ejercerá de buque de mando hasta agosto. De esta forma, España controlará prácticamente todas las patas de esta misión, mientras que la labor de Francia desde el MSCHOA será la de monitorizar los buques que transitan por la zona del Cuerno de África e informarles de las últimas novedades respecto a la lucha contra la piratería. En esta sede gala se desplegarán unos 25 efectivos de 19 países. En total, entre Rota y Brest habrá un centenar de uniformados, de los que unos 40 serán españoles.

Y si bien la salida de Reino Unido de la UE está siendo de todo menos sencilla, el traslado de Northwood a Rota se ha llevado a cabo con total normalidad. De hecho, durante este mes, con el objetivo de asegurar el correcto intercambio de información entre ambos OHQ, se ha llevado a cabo lo que se conoce como «parallel running», esto es, un periodo de tiempo en el que ambos cuarteles han convivido y planeado actividades de forma coordinada y conjunta, tal y como confirman desde el Estado Mayor de la Defensa (EMAD). De esta forma, explican, «se asegura un correcto trasvase de conocimiento y continuidad en el mando y control de las operaciones en curso». Y es que han realizado, casi a diario, videoconferencias y grupos de trabajo de planeamiento para que apenas se note, tras diez años en Northwood, el cambio a Rota. De hecho, en el cuartel británico se celebró el lunes una ceremonia para escenificar esa mudanza que no tiene marcha atrás. En ella participaron diferentes autoridades militares británicas y de la Unión.

Una década también es lo que España lleva contribuyendo ininterrumpidamente a la operación «Atalanta». Nuestro país mantiene desplegado un avión de vigilancia marítima en Yibuti con cerca de medio centenar de efectivos (Destacamento «Orión») y, al menos, un buque, que en esta ocasión es la fragata «Navarra». Además, cuenta con otros medios de apoyo a la operación, como el helicóptero embarcado y un dron «Scan Eagle» a bordo de los buques.

En lo que se refiere al acto de traspaso de mando de hoy, además de los comandantes saliente y entrante, también estarán el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Fernando Alejandre; Pedro Serrano, vicesecretario general del Servicio de Acción Exterior de Política Común de Seguridad y Defensa de la UE, y el general Claudio Graziano, presidente del Comité Militar de la Unión. En el mismo se leerá la orden de transferencia de autoridad y, tras unos breves discursos de las autoridades, el OHQ de Rota comenzará su andadura en solitario en este nuevo reto de dirigir la lucha contra la piratería en el Índico.