Cataluña

Iglesias desprecia un pacto de Estado por la unidad de España

Pide a los partidos confiar en los servicios del Estado y evitar «debates estériles» cuando están de acuerdo en lo fundamental.

El presidente acuerda con PSOE y Ciudadanos coordinar la respuesta ante el desafío y dejar al margen la campaña.

Publicidad

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, certificó anoche que los contactos con PSOE y Ciudadanos han servido para articular un acuerdo sobre las bases de la defensa de la unidad de España, la soberanía nacional, el principio de que las leyes en España se cumplen y la igualdad de todos los españoles en derechos y en obligaciones. Rajoy se compromete a asumir el liderazgo que le corresponde como presidente del Gobierno en la toma de las decisiones necesarias para hacer frente al desafío independentista, pero desde el compromiso de informar previamente de ellas a los demás grupos políticos y de seguir dialogando con todos y escuchando sus propuestas. «Agradezco la disposición de los grupos para mantener cauces de diálogo ante el mayor ataque constitucional de los últimos años», señaló Rajoy como arranque de la comparecencia en La Moncloa, en la que valoró sus conversaciones con los líderes políticos.

Rajoy aprovechó las conversaciones para instar a los partidos a que no abran «debates estériles» sobre la respuesta legal a la propuesta de resolución para activar la desconexión con España que Juntos por el Sí y la CUP han llevado al Parlamento catalán o respecto a cómo responder legalmente a cualquier otro paso que pueda dar el bloque secesionista. El presidente les ha trasladado su compromiso de actuar con proporcionalidad y prudencia, evitando movimientos en falso, que no prosperen, y que puedan ser utilizados en contra del Estado de Derecho por la otra parte. Y desde la consideración de que el artículo 155 de la Constitución se ha estudiado, pero sería una respuesta excepcional después de haber agotado todos los demás mecanismos. Por La Moncloa han pasado ya PSOE, Ciudadanos y Podemos, y la petición a todos por parte del presidente es que confíen en los servicios jurídicos del Estado y en las decisiones que éstos adopten. Albert Rivera, por ejemplo, había abierto previamente el debate sobre si cabe recurrir la resolución independentista antes de que sea aprobada. Ante lo que los servicios jurídicos se inclinan por formalizar ese recurso por parte del Gobierno en el mismo momento en que sea aprobada, y su suspensión también sería inmediata. El recurso de amparo ante su tramitación queda a disposición de los grupos parlamentarios.

Rajoy se declaró «muy contento» con el resultado de sus conversaciones con Sánchez y Rivera, y el radical desencuentro con Iglesias prefirió mirarlo desde el lado más positivo. La estrategia de Moncloa está orientada a resaltar lo que une en lugar de colocar el acento en los matices y en las diferencias. «Nada perdí por tener esa conversación», comentó Rajoy sobre su conversación con el líder de Podemos. La próxima semana seguirá los contactos con Uniò, IU y UPyD. Preguntado si está dispuesto a incluir a Convergència, el partido de Artur Mas, explicó que no se niega a hablar con ninguna fuerza. «Pero el único sentido de esa conversación es pedirles que retiren esa propuesta de resolución. Y desde aquí ya aprovecho para hacerlo», precisó. El presidente incidió en que este diálogo, que ampliará a otros agentes sociales, confirma que «entendemos la gravedad del desafío» al que se enfrenta España, y subrayó su disposición a fortalecer el consenso. También se dirigió expresamente a los ciudadanos para trasladarles «un mensaje de tranquilidad» porque el Estado tiene los mecanismos necesarios para hacer frente a esta amenaza y para evitar que se cometa un «disparate». «Tengo la obligación de hacer cumplir las leyes y asumo la obligación de liderar la respuesta. Es el momento de confiar en el Estado de Derecho. España es un gran país, que siempre ha sabido enfrentarse a los retos que se le han planteado. Y estoy seguro de que también lo hará en esta ocasión», sentenció. Advirtió ayer de que en España se pueden cambiar las leyes, «pero no violentarlas», que es lo que están haciendo algunos grupos políticos, en alusión a Juntos por el Sí y la CUP. Y acudió al mensaje de que «a pesar de las profundas diferencias, hay un acuerdo de convivencia, defendemos la unidad nacional y el cumplimiento de las leyes que amparan derechos y libertades». También, una y otra vez puso en valor el mantra de que «hemos de buscar lo que nos une». La coincidencia sí quedó reflejada en el resultado de su entrevista con Rivera queplanteó a Rajoy un pacto por España éste se comprometió a estudiar. Ciudadanos ofreció a Rajoy contar con sus 25 diputados en el Parlamento de Cataluña para cualquier acción coordinada que decida el Gobierno. Por la tarde, el jefe del Ejecutivo también recibió en Moncloa a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Publicidad