Iglesias invocará el pacto de izquierdas

El líder de Podemos reaparece después de meses de perfil bajo para intentar quedarse con la bandera de la oposición a Mariano Rajoy y dejar en evidencia a Pedro Sánchez.

Pablo Iglesias atiende a los medios tras el discurso de Rajoy en el Congreso
Pablo Iglesias atiende a los medios tras el discurso de Rajoy en el Congreso

El líder de Podemos reaparece después de meses de perfil bajo para intentar quedarse con la bandera de la oposición a Mariano Rajoy y dejar en evidencia a Pedro Sánchez.

Pablo Iglesias está pensando ya en el día de después de la hipotética investidura fallida del candidato popular, Mariano Rajoy. En la votación, su partido mantendrá el «no» al líder del PP, y como en el último debate de investidura de Pedro Sánchez, donde protagonizó un «Pablo Iglesias contra todos», el líder podemita buscará seguramente diferenciarse de los demás líderes políticos.

Será «un discurso sorpresa», aseguran desde el entorno de Pablo Iglesias. Un discurso en el que el líder podemita quiere reivindicarse y volverse a colocar en el foco mediático después de que en este atípico verano haya estado al margen de toda negociación y desplazado del tablero político debido a su baja actividad pública y al silencio que ha caracterizado a su formación durante este último mes. La aparición del miércoles es la oportunidad de Iglesias, puesto que sabe que se lo juega todo y que debe, de nuevo, ser el centro de la atención mediática por sus propuestas para formar un Gobierno y no por las innumerables crisis internas que ha sufrido el partido en los últimos meses. La última de ellas fue la atravesada por su partido en Galicia, donde tuvo que dar su brazo a torcer y presentarse a los comicios autonómicos como un partido integrado en En Marea y no en coalición.

Si en la investidura fallida de Pedro Sánchez, Iglesias protagonizó un duro rifirrafe con el líder de los socialistas en el que no dudó en aconsejar a Sánchez que «desconfíe de los consejos de aquellos que tienen manchado su pasado de cal viva», aludiendo al ex presidente del Gobierno Felipe González por los GAL, ahora se centrará en Rajoy, al que dirigirá sus duros ataques dialécticos, a los que el líder podemita suele recurrir en sus intervenciones. Aunque Iglesias es imprevisible en sus discursos, está claro que intentará tomar la iniciativa, fiel a su estilo verbal agresivo.

Aunque se prevé ese crítico discurso también dedicará parte de su tiempo para forzar ese hipotético gobierno de izquierdas si fracasa la investidura de Rajoy y seguirá tendiendo la mano a Pedro Sánchez para intentarlo. Son innumerables las ocasiones en las que Iglesias ha exigido al secretario general del PSOE a «explorar» la vía de izquierdas para lograr un Gobierno alternativo. Un gobierno que necesitaría los apoyos del PSOE, ERC, BILDU, CDC y el PNV, y que contaría con el voto en contra del PP, Ciudadanos, y Coalición Canaria. Por tanto, es seguro que Iglesias intentará poner entre las cuerdas al PSOE y hacerle responsable de una posible repetición de elecciones en diciembre, si éste no accede a construir el gobierno de izquierdas. El empeño de Iglesias de formar un gobierno de izquierdas se debe a su temor de que se puedan celebrar unas terceras elecciones donde pueda vislumbrarse un batacazo electoral que ya en las elecciones del 26-J se hizo evidente con la pérdida de más de un millón de votos, y como consecuencia de ello se refuerce el bipartidismo y decaiga la fuerza de los partidos emergentes.

De hecho, el secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, reiteró su compromiso de «intentar hasta el final una alternativa diferente para un Gobierno que comience a rescatar a la gente» y apremió al PSOE a «caminar» juntos para buscar una alternativa tras una investidura «felizmente fracasada» de Rajoy. También respaldó a los socialistas si dan el paso adelante en la investidura: «Si lo da, vamos a estar al lado», y confió en que si este partido se niega a a intentar otra alternativa, lo que está diciendo es que «no hay ninguna alternativa a Rajoy, que es o Rajoy o elecciones». Además recordó al PSOE que «sólo hace falta voluntad política», informa Efe.