García Hernández: «El PP tiene que ser algo que los católicos puedan votar»

Cree que no ser tan conocido es una ventaja: «No formo parte de esa fotografía que muchos querrían borrar» y asegura que hay que devolver los valores humanistas al partido.

Cree que no ser tan conocido es una ventaja: «No formo parte de esa fotografía que muchos querrían borrar» y asegura que hay que devolver los valores humanistas al partido.

Quiere que le llamen «JoseRa», y se presenta con las «erres» de «recuperar, renovar y reunir». Desde siempre duerme poco, apenas cuatro horas, y dice que por eso, en la vida, le ha dado tiempo a hacer tantas cosas. Diplomático de carrera, estudió económicas en Icade y ciencias políticas en la UNED. Comenzó ayer su campaña precisamente ahí, en la universidad Icade, porque fue donde aprendió «a servir», y organizó una cita informal en la cafetería.

Por los pasillos de la facultad le reconocen algunos alumnos que guardan cola para inscribir su matricula para el próximo curso. «Eres JoseRa, yo te conozco», le dice un estudiante. En la cafetería le preguntan por Cataluña, política internacional o reforma electoral. Insiste en que su idea es que «el partido sea para formar a gente». Nos enseña la capilla del Icade, es la primera parada que hace nada más acceder al edificio. JoseRa asegura que «este nuevo PP tiene que ser algo que los católicos puedan votar» porque si no, «dejamos huérfanos» a una parte importante del electorado, algo en el que los populares siempre «han sido un referente». «Lo que estoy propugnando es el humanismo cristiano, poner en el centro a la persona. Ésa es la verdadera política social, acompañar cada uno en sus necesidades y eso exige también un cambio extraordinario de cultura y de gerencia de todos los asuntos sociales». «Cada día es más necesario ese humanismo cristiano», asegura y tiene clarísimo que «cuando te intentan poner una etiqueta tratan de sacarte del camino. Creo que en ese sentido es una de las cosas que debe recuperar el PP estos años». ¿El PP lo había perdido? «Era muy difícil encontrarlo, y tenemos que decir que en eso hemos fallado a mucha gente. Pero lo vamos a recuperar, estoy seguro».

Quiere que el PP vuelva a ser una gran familia. La suya, la de casa, dice que ya sabe «lo que es servir a España». Tiene una hija con discapacidad. La mediana, Gadea, con 10 años y «lo que ha oído en casa», dice que hace unos análisis políticos «que es una fija para el próximo Comité Nacional», bromea. Y al pequeño, Javier, de dos años, «lo único que le interesa es hacer atascos con los coches y le preocupa que esté un poquito menos de tiempo jugando con él». «Pero la familia de los servidores públicos, porque yo soy diplomático, ya saben lo que es servir a España, y es algo que comparte toda la familia, que sufre toda la familia, pero que también reconforta» a todos.

JoseRa se presentó a precandidato «por honestidad» porque «siempre he dado las batallas dentro del partido». ¿Y qué tiene que no tengan los demás?

Destaca que haberse dedicado a los temas internacionales le ha permitido ver cómo todos los grandes partidos de centroderecha europeos han conseguido hacer partidos modernos que volvieran a ganar elecciones y resolver los problemas de su país. «Sé lo que tengo que hacer para que este partido vuelva a ser la referencia de centroderecha en toda España, lo mismo que han hecho los grandes partidos». Tiene claro que la fórmula para «renovar», pasa por convertir al PP en el partido de los afiliados y no un partido de cuadros. Para ello, apuesta por «hacer primarias para cada cargo» tanto la secretaría general, vicesecretarías... «porque eso hará que todos entre ellos cooperen y no compitan». «Hará que la gente pueda tener carreras políticas, ir aportando y dejando entrar a otros».

Esta mañana estará en Madrid y arranca su coche desde Génova, convertida «en su kilómetro cero», su punto de partida de campaña donde dice que el próximo 5 de julio será también el de llegada, «cuando hayamos vencido las primarias». Tiene en agenda recorrer las 17 comunidades autónomas, pero «no es un maratón, todo lo que haré será escuchar, porque es lo que necesitamos». El teléfono no deja de sonar y aún le quedan más de 200 mensajes por contestar.

Ser más o menos conocido afirma que tiene sus ventajas y desventajas. Algunos preguntan eso de «y quién es JoseRa» y la parte positiva es que «no formo parte de esa fotografía que muchos quieren dejar atrás».

Dice que ser de Ávila imprime carácter. Le han dado muchos consejos desde que decidió presentarse; como el vicepresidente de Portugal, que le dijo: «En este proceso de primarias sufrirás muchísimas decepciones». Pero él mantiene la ilusión.