Política

Desafío al Estado: investidura «exprés» del imputado Turull

El presidente del Parlament cede a las presiones de JxCat y fija una sesión de investidura para hoy

El presidente del Parlament cede a las presiones de JxCat y fija una sesión de investidura para hoy.

Publicidad

Como viene ocurriendo desde el 21-D, los tribunales españoles siguen marcando los derroteros de la política catalana. Ayer, la decisión del juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, de notificar el viernes a Jordi Turull y otros cuatro dirigentes independentistas el auto de procesamiento, que implicaría la inhabilitación de todos ellos, sacudió los planes de la plataforma de Carles Puigdemont, que tenía previsto investir a Turull en los próximos días y mantenerle como president hasta su inhabilitación. Ante la decisión del TS, que cogió por sorpresa a todos los partidos independentistas pese a que barajaban que por estas fechas podrían encontrarse con este escenario, JxCat, en la línea de mantener la confrontación con el Estado, optó por plantear y presionar a Torrent para que convocara un Pleno «exprés» hoy y así investir al ex portavoz del gobierno catalán.

El presidente del Parlament, arrollado por las circunstancias, se prestó a iniciar una ronda de contactos telefónica a última hora de la noche y convocó el Pleno de investidura para hoy a las 17.00 horas con Turull como candidato. ERC, hasta el momento, se había convertido en el partido independentista que más moderación estaba tratando de proyectar, con el objetivo de proteger judicialmente a todos sus encausados, pero no logró detener las aspiraciones de JxCat. Asimismo, voces bien informadas explicaron a este diario que entre ERC y JxCat existe un documento firmado en el que ambos partidos se comprometían a que el plan C estuviera exento de problemas judiciales, para evitar futuras eventualidades, pero Turull, que fue de los primeros en abandonar el hemiciclo ayer y antes de que su propio grupo parlamentario terminara una reunión, era el único candidato que JxCat estaba dispuesto a poner encima de la mesa.

En todo caso, Torrent había anunciado ayer por la mañana que hoy iniciaría una ronda de contactos. Fuentes del entorno de la presidencia del Parlament, aseguraron que esa ronda se iba a llevar a cabo sin que todavía JxCat hubiera trasladado el nombre del candidato a ERC. Los anticapitalistas de la CUP decidirán si votan favorablemente a Jordi Turull como candidato a la presidencia en una reunión de su consejo político que se celebrará hoy a las 15 horas, dos horas antes del pleno en la Cámara, prolongando el suspense hasta el final.

El giro de guión planteado por JxCat, como es una investidura «exprés» de Turull para desafiar al Estado, ha encandilado a los anticapitalistas, que siempre han tenido como premisa que cualquier acuerdo con ellos debe incluir un envite el Estado. Los antisistema decidieron el sentido de su voto a favor y acabaron con el bloqueo que han mantenido hasta ahora y que había impedido que un candidato independentista pudiera ser elegido por el Parlament. Pero la decisión de Llarena no solo tuvo eco sobre la investidura. También tuvo efectos sobre la futura composición del ejecutivo catalán, en el que figuraban algunos de los líderes que mañana serán procesados. Entre ellos la secretaria general de ERC, Marta Rovira, que apuntaba a ocupar la vicepresidencia, y el ex conseller de Exteriores, Raül Romeva, que también se perfilaba como titular de un departamento. Según explicaron dirigentes de Esquerra a este diario, el objetivo es no poner en riesgo a los encausados. Esto obligará a ERC a poner nuevos nombres sobre la mesa, y uno de los que más suena con fuerza ahora es Pere Aragonés como futuro vicepresidente.

Publicidad

La oposición, como es natural, puso el grito en el cielo contra la decisión de Torrent. La líder de Cs, Inés Arrimadas, cargó contra Torrent y auguró un nuevo «show» independentista con la sesión de hoy.