La ANC convoca una movilización contra el TC

Organiza un acto el domingo ante el Parlament para protestar contra la actuación del Gobierno

La Razón
La RazónLa Razón

Tras la semana bochornosa que la oposición, pero sobre todo la CUP, ha hecho pasar a Artur Mas, la Asamblea Nacional Catalana (ANC)convocó ayer un acto para arroparle. La ciudadanía está convocada este domingo a mediodía ante el Parlament de Cataluña para presionar a la CUP con el objetivo de cerrar un acuerdo con Junts pel Sí que desbloquee la investidura del president de la Generalitat.

La movilización servirá también para defender las instituciones catalanas frente a los «posibles ataques por parte de organismos del Estado español». Esto es, desde el Tribunal Constitucional (TC), que ayer frenó la resolución independentista aprobada el lunes por el Parlament después de admitir a trámite el recurso del Gobierno de Mariano Rajoy a la Fiscalía, que ha instado a los Mossos d’Esquadra a que informen de actos sospechosos de sedición. El TC ha acabado suavizando la petición del Gobierno y sólo advertirá a los 21 altos cargos –entre los que se encuentran Artur Mas, Carme Forcadell, los consellers y los miembros de la Mesa del Parlament–, de que «eventualmente» podrán incurrir en responsabilidades penales en caso de incumplimiento.

La ANC que Mas integró en la candidatura unitaria de Junts pel Sí, junto a Òmnium Cultura, ERC y un puñado de independientes, oficialmente pedirá la «unidad» a los 72 diputados soberanistas del Parlament (los 62 de Jxsí y los 10 de la CUP). Aunque en el comunicado de la ANC no se concretará si la llamada a la unidad se traduce en un apoyo a la investidura de Mas, la ex presidenta de la entidad, Forcadell, no ha tenido reparos en expresar su apoyo al convergente y pedir a la CUP altura de miras.

Pero el presidente actual de la ANC, Jordi Sànchez, no se ha pronunciado, pues la plataforma aúna diferentes sensibilidades política. Sànchez sí avisó durante la campaña electoral de que daría cobertura a acciones de desobediencia si hacía falta para defender el proceso soberanista. También dijo, después de quedar aprobada la declaración rupturista, que prepararían una respuesta a la embestida del Estado y apremió a Junts pel Sí y la CUP a formar gobierno cuanto antes para evitar ofrecer una imagen de debilidad.