Actualidad

La casa de descanso de Rajoy cuesta tres veces menos que la de la alcaldesa

El presidente desembolsó por sus vacaciones poco más de mil euros

El coste del descanso de la alcaldesa madrileña en la exclusiva urbanización gaditana de Atlanterra –3.800 euros por una semana– ha revolucionado el periodo estival. Los políticos aprovechan tradicionalmente agosto, un mes en el que la actividad parlamentaria es casi nula, para enlazar varios días y disfrutar de sus vacaciones. Y así sucede también con los líderes de los principales partidos. Tanto Mariano Rajoy como Pedro Sánchez han estado en las últimas semanas en diferentes puntos de la orografía española buscando un descanso. Pero éstos han escogido destinos de un perfil bajo y han gastado en sus vacaciones aproximadamente la tercera parte que Carmena.

El jefe del Ejecutivo ha escogido para este verano, por tercer año consecutivo, una casa rural cerca del pueblo pontevedrés de Ribadumia, que se encuentra a algo menos de una hora de Santiago de Compostela, ciudad natal del presidente. A Casa de Alicia, con tres habitaciones y vistas a la ría de Arousa, tiene un precio de 270 euros por día, con lo que una semana rondaría los 1.800. No obstante, el importe se reduce «notablemente» si la casa se alquila durante varios días, tal y como asegura la propietaria de la casa a este periódico, con lo que el importe de la estancia de Rajoy no ha sido mucho mayor de 1.000 euros, aproximadamente un tercio de lo que la alcaldesa madrileña invirtió en su desconexión del consistorio de la capital. El presidente encuentra en Ribadumia un lugar sin aglomeraciones y se mantiene fuera del foco mediático. Allí, suele dar largas caminatas por la Ruta de la Piedra y el Agua, que discurre entre los molinos de Barrantes y el monasterio de Armenteira.

Igualmente, el líder de la oposición, Pedro Sánchez, también es bastante económico en sus viajes estivales. La semana pasada volvió a la actividad política después de estar lejos del día a día del Congreso, ya que estuvo de turismo en el municipio gaditano de Chiclana de la Frontera. Concretamente, se alojó en el complejo hotelero Sancti Petri, una zona que cuenta con algunas de las cadenas hoteleras más reconocidas. Sánchez quiso pasar desapercibido y prácticamente no se le pudo ver fuera del complejo. De hecho, durante sus días de parón no tuvo ningún tipo de acto público y únicamente recibió en el interior del hotel al alcalde de Chiclana, José María Román. El coste de una noche en los hoteles de Sancti Petri oscila entre los 180 y los 250 euros, lo que igualmente supondría que la factura de Sánchez quedó lejos de lo que tuvo que abonar Carmena.

Otros políticos como Pablo Iglesias han pasado más inadvertidos. El líder de Podemos se ha tomado sus vacaciones en serio y desde el día 26 de julio no se ha puesto delante de ningún micrófono. Ha decidido pasar sus días libres en la casa ecológica que tiene en Casavieja (Ávila) con algunos compañeros de militancia del partido.