La censura de Podemos

Iglesias espetó un rotundo «eres un mentiroso» al estudiante español
Iglesias espetó un rotundo «eres un mentiroso» al estudiante español

Mandan callar al estudiante español que preguntó en Nueva York a Iglesias su opinión sobre ETA y Venezuela.

Alrededor de 400 personas llenaban el auditorio de la Escuela de Posgrado de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) el miércoles para escuchar cómo Pablo Iglesias, secretario general y eurodiputado de Podemos, «admiraba» la maquinaria económica americana. Así es cómo el líder de la cúpula de Podemos arrancó su discurso: «Yo admiro a Estados Unidos. A los huelguistas de Chicago. A Humphrey Bogart por resistir la caza de brujas anticomunista del senador Joseph McCarthy. A Abraham Lincoln y su discurso de Gettysburg, en el que habla de un Gobierno “del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Al activista de los derechos de los homosexuales Harvey Milk. A Rosa Parks, que desafió en la década de los cincuenta la prohibición de que los negros se sentaran en la parte de delante de los autobuses. Y, por supuesto, a Bruce Springsteen y su ‘‘The River’’».

Sintiéndose como pez en el agua al tener la oportunidad de dar una clase a un nuevo alumnado y teniendo en su expediente de profesor universitario una gran experiencia impartiendo ponencias, parece que sus «alumnos» estadounidenses le han salido algo exigentes. El eurodiputado aceptó preguntas que calificó de «duro examen» cuando el público empezó a aventurarse por los planes de futuro que tiene para España y su ideología política. En todo momento, Pablo Iglesias intentó dirigir su ponencia a un nuevo concepto, quién sabe si quizás, revolucionario. Así, lo explicaba: «El Partido de Wall Street». Es el partido en el que milita Angela Merkel, dijo. «El partido que controla el BCE, la Comisión Europea y el FMI». Un partido que, afirmó, «es capaz de robárselo todo a la gente».

Uno de los momentos más tensos para el secretario general de Podemos fue durante el turno de preguntas. Uno de los estudiantes de política españoles que asistieron a la conferencia se atrevió a hacer tres preguntas claras sobre tres cuestiones que tienen en el punto de mira al eurodiputado: «¿Qué piensa usted sobre las políticas de Venezuela?»; «¿Y sobre ETA?»; «¿Apoya esta organización?». Y por último, la pregunta estrella que al secretario general parece que se le olvidaba contestar. Así es cómo la planteó el estudiante: «¿Por qué piensa usted que imponer un salario tope de 3.000 euros es bueno para todo el mundo especialmente cuando usted cobra mucho más como eurodiputado o profesor de la universidad?». Bien es cierto que han salido documentos en todos los medios de comunicación donde parece que Pablo Iglesias apoya el Gobierno de Venezuela y sus políticas y donde «entiende» de algún modo los comportamientos de ETA.

De repente y ante las preguntas del estudiante, la sala se dividió en dos. Una gran parte de los asistentes aplaudió mientras miraba al joven asistente con aires de querer información de primera mano del eurodiputado. La otra parte del auditorio, un pequeño número de personas, mandó callar al estudiante español porque durante el turno de palabra sólo podía hacerse una pregunta por persona. De hecho un miembro de la organización retiró el micrófono al estudiante. ¿Cuál fue la respuesta de Pablo Iglesias? Con cara desencajada y aparentemente sin saber muy bien cómo abordar las respuestas tachó de «mentiroso» al estudiante que afirmó que podría simpatizar con ETA y apoyar las políticas de Venezuela: «Mi opinión sobre los grupos terroristas es que tenemos un Estado de Derecho, tenemos un Código Penal para poder combatirlos y Podemos está en contra de toda forma de terrorismo. Sobre Venezuela es que es un país precioso pero, creo que tú me has preguntado mi opinión sobre el Gobierno de Venezuela. Mi opinión es que hay algunas cosas que las hacen bien y hay cosas que no están bien. Y sobre la última pregunta... ¡ah! el salario. Es extraño porque somos los únicos miembros del Parlamento Europeo que tienen dos o tres partes del salario. Si eres miembro de Podemos tú no puedes tener más de tres veces el salario mínimo, que son menos de 2.000 euros por mes y creo que es un buen salario». Neupic.