La CUP llama al orden a Mas por no desobedecer a la Audiencia Nacional

El dirigente de la CUP David Fernández (CUP)
El dirigente de la CUP David Fernández (CUP)

La CUP reprocha al Gobierno en funciones de Artur Mas que, a través de la Policía autonómica, ejecutase las órdenes de la Audiencia Nacional y detuviese a un grupo de anarquistas.

La CUP ha vuelto a dar un golpe de mando sobre la mesa y le ha dejado claro a Artur Mas que, entre sus funciones, no está la de obedecer y ejecutar órdenes de la Audiencia Nacional. El motivo de este desencuentro no es otro que la operación llevada a cabo en la mañana de hoy por los Mossos d'Esquadra y que se ha saldado con la detención de nueve anarquistas.

Desde la formación independentista, no han tardado en mostrar su «solidaridad» con los arrestados, al considerar que se trata de una nueva operación policial encaminada a «reprimir un movimiento contestatario y de oposición a la situación política, económica y social actuales».

Pero el foco de sus críticas no parece ser la Policía autonómica, ni mucho menos. Sus reproches van dirigidos al presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, y su «obediencia a la Audiencia Nacional española». A través de un comunicado, la CUP denuncia la decisión del Govern de ejecutar las órdenes de la Audiencia a través de los Mossos. «Cualquier proceso de ruptura con España consideramos que debe incluir la desobediencia a tribunales españoles represores y herederos del Top franquista», matizan los secesionistas.

Plantón a Junts pel Sí

Tal parece haber sido la ofensa sufrida por la formación que lidera David Fernández, que han decidido posponer la reunión que tenían prevista para hoy con Junts pel Sí, a los que piensan llamar al orden por no llevar a cabo lo previsto en la resolución de ruptura con España que ambos presentaron ayer en el Parlament.

En esa propuesta, aclara el comunicado, se establece, de forma explícita, que se ha «iniciado la construcción de la República catalana, una república donde la represión contra los movimientos populares no debe tener cabida». En este sentido, señalan que es fundamental detener cualquier «ataque represivo contra los movimientos políticos y sociales» que buscan construir un nuevo marco democrático. Por no hablar de su intención de «transformar de raíz» el cuerpo de los Mossos.

En definitiva, la CUP rechaza las operaciones ordenadas por la Audiencia Nacional española en contra de los movimientos populares del país (Cataluña) y lanza un aviso a navegantes a Artur Mas, cuya presidencia sigue en el aire.