La CUP y JxSí dan un paso más en su desafío independentista

Ambas formaciones presentan un texto conjunto que incluye la desconexión con el Estado, la convocatoria de elecciones constituyentes, una Constitución propia y un referéndum para ratificarla.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el vicepresidente y conseller de Economía, Oriol Junqueras (i), y el conseller de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia, Raül Romeva (d), conversan con la presidenta del Parlament, Carme Forcadell
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el vicepresidente y conseller de Economía, Oriol Junqueras (i), y el conseller de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia, Raül Romeva (d), conversan con la presidenta del Parlament, Carme Forcadell

Ambas formaciones presentan un texto conjunto que incluye la desconexión con el Estado, la convocatoria de elecciones constituyentes, una Constitución propia y un referéndum para ratificarla.

Los grupos parlamentarios de JxSí y la CUP han presentado un texto conjunto en la comisión del Proceso Constituyente que incluye "un mecanismo unilateral de ejercicio democrático", según expone el escrito recogido por Ep.

Ambos grupos presentaron el viernes sus conclusiones por separado, pero este lunes han transaccionado conjuntamente los escritos presentando un texto común al inicio de la última jornada de la comisión, en la que estaba previsto el debate y la aprobación de conclusiones, que se pretenden elevar a la Mesa del Parlament del martes para que las incluya en el orden del día del último pleno de julio.

El texto incluye una primera fase de proceso participativo, una de desconexión con el Estado con convocatoria de elecciones constituyentes que conformarán una Asamblea Constituyente, que redactará la futura Constitución, y una tercera para ratificarla vía referéndum.

Es en esa segunda fase en la que se puntualiza que la desconexión de la legalidad del Estado se hará a través de la aprobación de leyes de desconexión por parte del Parlament y de "un mecanismo unilateral de ejercicio democrático que servirá para activar la convocatoria de la Asamblea Constituyente".

"Las leyes de desconexión no son susceptibles de control, suspensión o impugnación por parte de ningún otro poder, juzgado o tribunal", añaden.