La fragata «Canarias» rescata a 286 inmigrantes en el Mediterráneo

Tras el recate los militares destruyeron la barcaza
Tras el recate los militares destruyeron la barcaza

En el marco de la misión europea “Sophia” contra las mafias de la inmigración en el Mediterráneo, la fragata “Canarias” ha llevado a cabo hoy una nueva operación de salvamento de 286 personas que viajaban en una barcaza de madera. En total, son ya 915 los inmigrantes rescatados por los efectivos españoles desde que se desplegaron el pasado 5 de octubre.

Era de madrugada cuando la “Canarias” recibió un aviso del Centro de Salvamento Marítimo en el que informaba de que una embarcación repleta de personas se encontraba a la deriva cerca de las costas de Libia. Hasta siete avisos llegaron desde diferentes centros de socorro, por lo que la fragata arrió sus dos embarcaciones neumáticas para aproximarse a la barcaza, cuya cubierta inferior estaba prácticamente semihundida, no era gobernable y suponía un peligro para la navegación.

Tres horas después, todos los migrantes, procedentes de Somalia, Eritrea, Etiopía, Libia, Mauritania Yemen o Mali, ya estaban a salvo, tal y como ha informado el ministerio de Defensa en un comunicado. Una vez completado el salvamento, el equipo de evidencias que viaja a bordo de la “Canarias” ha abordado la embarcación para recoger pruebas, tras lo que se ha procedido a la destrucción de la misma para evitar que volviese a ser usada por las mafias que trafican con las personas.

Además de este rescate, las fuerzas europeas que participan en la operación han salvado hoy la vida a otras 400 personas que trataban de llegar a Europa cruzando el Mediterráneo.

Operación EUNAVFOR SOPHIA

Es una misión de carácter multinacional liderada por la UE, según decisión del Consejo de la UE de 18 de mayo de 2015, que contribuye a prevenir la pérdida de vidas en el Mediterráneo.

El cometido de la ‘Canarias’ es contribuir a interrumpir las redes de tráfico ilegal de personas que actúan a través del Mediterráneo central, llevando a cabo la interceptación de los barcos que trafican con personas.

Con la participación en esta misión, la Armada, una vez más, contribuye a construir la Seguridad y Defensa de España que va más allá de sus fronteras y que empieza en países donde se genera inestabilidad.