Política

Mas oculta un informe que reconoce que la secesión traería un «corralito»

Expertos del CATN aseguran que la no pertenencia a la UE «es muy problemática»

El candidato de Junts pel Sí, Artur Mas
El candidato de Junts pel Sí, Artur Mas

Expertos del CATN aseguran que la no pertenencia a la UE «es muy problemática».

En el recurrente pulso que mantienen Gobierno y Junts pel Sí con respecto a las consecuencias económicas que comportaría una Cataluña fuera de España, Xavier García Albiol dio ayer un paso más y presentó un documento publicado en diciembre de 2013 en el que el Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) –el grupo de expertos creado hace dos años por la Generalitat para preparar el escenario de la secesión de Cataluña– alerta de «un posible corralito» como el de Argentina o Grecia en el caso de que se inice el proceso de independencia.

El candidato popular mostró, durante un acto electoral, el citado documento. «Esto no lo dice Albiol porque es un alarmista, sino la Generalitat de Cataluña en un documento oficial», alertó.

El texto –«Internacionalización de la consulta y del proceso de autodeterminación de Cataluña»–, al que ha tenido acceso este periódico, está firmado por un total de 15 expertos que, a lo largo de un informe de 38 páginas, alertan de los riesgos financieros que puede suponer un proceso de independencia. Aunque sus autores aseguran que la «probabilidad de que Cataluña sea excluida de la Unión Europea es mínima» y que una «exclusión automática» sería «incierta», reconocen que no pueden «descartar que las amenazas de exclusión realizadas a priori no se completen a posteriori».

En este sentido, admiten que «la estrategia del Gobierno español» de crear una «resistencia» a la respuesta ciudadana a Cataluña puede acabar creando una situación de «gran inestabilidad financiera», incluso precisan que se puede dar «la posibilidad de un corralito». De hecho, argumentan, «esta posibilidad sirve a España para disuadir a Cataluña de avanzar en el proceso de autodeterminación».

Los expertos reconocen que el artículo 50 [de los tratados de la Unión] establece que toda separación de la UE exige un proceso de negociación y por tanto, «parece indicar que la no pertenencia inmediata es muy problemática». Los autores proponen que, ante este supuesto, el Gobierno de Cataluña debe insistir en el proceso democrático y pacífico que sigue; debe dar la vuelta a la amenaza española y sugerir a Europa que esta exclusión sería exclusivamente debida a la posición española y finalmente, consideran que la Generalitat debe explorar vías alternativas de integración en los mercados europeos y pone como ejemplo «acuerdos bilaterales» con la Unión Europea o con el EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio).

Xavier García Albiol instó al presidente catalán, Artur Mas, a explicar el «riesgo» de ese «corralito» y fijó las condiciones del diálogo. «Hasta que Mas no abandone la aventura de romper con España no hay nada de qué hablar», advirtió el candidato catalán.

Albiol también anunció su intención de llamar a la movilización a los partidarios de la unidad de España en caso de que las elecciones catalanas las ganen las fuerzas soberanistas y se inicie el proceso de independencia.