La Infanta Cristina vuela de Ginebra a Madrid para visitar al Rey

La infanta Cristina, acompañada por su secretario y asesor, Carlos García Revenga, a su salida del Hospital Quirón de Madrid

La Infanta Cristina ha llegado al hospital universitario Quirón, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), minutos antes de las tres de la tarde acompañada por su secretario personal, Carlos García-Revenga, con el fin de visitar al Rey, operado ayer de la cadera izquierda.

La hija menor de Don Juan Carlos ha llegado en un Volvo conducido por García-Revenga, quien fue citado a declarar en calidad de imputado en el 'caso Nóos' por el juez José Castro. La Infanta iba sentada en el asiento del copiloto de un automóvil que no pertenece al parque automovilístico del Estado, aunque iba escoltado por un segundo coche oficial.

Doña Cristina ha llegado a Madrid procedente de Ginebra, donde reside en la actualidad con sus hijos. A diferencia de lo que ocurrió en noviembre de 2012, cuando el Rey fue operado por vez primera de la cadera izquierda, la Infanta no ha acudido al hospital acompañada por su marido, Iñaki Urdangarin, cuyos negocios al frente del Instituto Nóos investiga el juez Castro.

Aquella visita --que hizo coincidir a todos los miembros de la Familia Real en la habitación del Rey-- fue interpretada por parte de la opinión pública como una especie de perdón al duque, lo que obligó

a Zarzuela a eliminar semanas después a Urdangarin de la página web de la institución, para marcar así una mayor distancia con el marido de la Infanta.

En esta ocasión, la Infanta ha llegado al hospital después de que los Príncipes hubieran abandonado el centro, por lo que no han coincidido. Ya en marzo pasado, cuando el jefe del Estado volvió a pasar por el quirófano por una doble hernia discal, la Infanta, que vivía en Barcelona, se desplazó a la clínica La Milagrosa para visitar a su padre.