Carmen Lamela, nueva magistrada de la Sala de lo Penal del Supremo

La jueza llegará al Supremo tras cerrar el procesamiento por sedición y organización criminal del que fuera jefe de los Mossos Josep Lluís Trapero y sus jefes políticos, Pere Soler y César Puig

La jueza Carmen Lamela
La jueza Carmen Lamela

La jueza llegará al Supremo tras cerrar el procesamiento por sedición y organización criminal del que fuera jefe de los Mossos Josep Lluís Trapero y sus jefes políticos, Pere Soler y César Puig

La magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, Susana Polo, destinada en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y Eduardo Porres Ortiz de Urbina, presidente de la Audiencia de Madrid, han sido los elegidos por el Consejo General del Poder Judicial para incorporarse a la Sala Penal del Tribunal Supremo, que es la encargada de investigar y, en su caso, juzgar a los aforados. Cubrián las vacantes del fallecido José Manuel Maza, por la declaración en la situación de servicios especiales de Julián Sánchez Melgar tras su designación comofiscal

general del Estado y la de Cándido Conde-Pumpido, tras su nombramiento como magistrado del Tribunal Constitucional. Tal como adelantó ayer LA RAZÓN, Carmen Lamela contaba con muchas posibilidades de ser una de las elegidas tras las conversaciones últimas mantenidas por los dos “grupos” del Consejo, aunque es cierto que algunos vocales del “sector mayoritario” no apoyaban su nombramiento. Al final, se pactó su nombramiento como “de consenso”. Lamela, que no está asociada a ninguna asociación, ha instruído la causa contra el mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero, entre otros, a quien procesó por sedición, en relación con la actuación del cuerpo policial que dirigía en el referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña. También procesó a Rosell y consideró como terrorismo la agresión a dos guardias civiles de Alsasua. Logró 13 de los 21 votos del Consejo, mientras que los otros ocho se repartieron entre otros seis candidatos. Por su parte, Susaana Polo, candidata desde el inicio del “sector progresista” del Consejo y especialista en violencia de género, obtuvo 14 votos y quedará adscrita a la Sala Penal del Supremo y se le adjudicará definitivamente la primera vacante de titular que se produzca; minetras que el “grupo conservador” y mayoritario, optó finalmente por Eduardo Porres Ortiz de Urbina, cuando en un principio parecía inclinarse por la presidenta de la Audiencia de Cáceres, María Félix Tena. Con los nombramientos de Lamela y Susana Polo son ya 14 las mujeres que integran el alto tribunal, una cifra muy alejada de los 67 hombres y que apenas supera el 17 % del total de magistrados en este órgano.