La obsesión de Daesh contra el colectivo homosexual

Detenido un yihadista en Las Palmas que vigilaba la sede de LGTBI

Un homosexual lanzado desde una azotea
Un homosexual lanzado desde una azotea

Detenido un yihadista en Las Palmas que vigilaba la sede de LGTBI

La obsesión contra la homosexualidad es una más de las contradicciones del terrorismo yihadista que no duda en atacar a personas de estos colectivos, siempre bajo el paraguas de que Alá se lo ordena. Un día queman campos o atacan iglesias llenas de católicos, entre ellos numerosos niños, o ejecutan, mediante degollamiento, como ha ocurrido recientemente en Afganistán a una persona delate de su mujer y sus hijos. Las imágenes están colgadas en Internet. Otras conductas, como la de los matrimonios de adultos con menores, no parecen preocuparles. Son muestras de la brutalidad e inhumanidad de esta banda terrorista.

El 12 de junio de 2016 un individuo tiroteó a los asistentes a la discoteca gay Pulse de Orlando, con el resultado de 50 personas muertas y otras 53 heridas.

Mientras ocuparon territorios en Siria e Iraq, los militantes de Daesh, cuando localizaban a una persona que, según ellos, era homosexual, la llevaban al edificio más alto de la ciudad y la tiraban al vacío. Ya en el suelo, era lapidada por si no había muerto por efecto de la caída.

Todos datos vienen a cuento de la detención que han realizado agentes del Cuerpo Nacional de Policía en Las Palmas de Gran Canaria de un individuo de nacionalidad española y 35 años. Se le imputa su colaboracdión con la banda terrorista Daesh, con la que compartía su aversión a la comunidad LGTBI y que había llegado a fotografiar la sede de una asociación en la isla.

Según los investigadores, había experimentado recientemente un incremento de su radicalización que él mismo reconocía haber iniciado tras los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, pero se jactaba de llevar una estética occidental, sin rastro de signos de radicalidad en sus vestimentas o en su rostro, para evitar ser detectado o levantar las sospechas de las fuerzas de seguridad.

Las pesquisas han revelado que en los últimos meses había fotografiado la sede de una asociación LGTBI de Las Palmas, un colectivo hacia el que había mostrado su "aversión"y que reiteradamente ha sido señalado por Daesh como uno de sus objetivos.

El detenido ha sido puesto a disposición de la Audiencia Nacional y el Juzgado Central de Instrucción numero 6 ha decretado su ingreso en prisión preventiva acusado de los delitos de colaboración con organización terrorista y autoadoctrinamiento.

Las pesquisas han constatado que el arrestado era muy activo en internet, ya que participaba en múltiples chats de contenido yihadista radical, donde alentaba los atentados terroristas del 11S en EE.UU, los del 11M en Madrid o el perpetrado en agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils (Tarragona).

Mantenía asimismo conversaciones online en las que elogiaba las conductas de otros yihadistas conversos en el extranjero y les animaba a cometer acciones terroristas en sus países.

De hecho, había mantenido contacto con otros yihadistas conversos que fueron detenidos en Colombia y Argentina en el año 2018 gracias a las informaciones proporcionadas por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, cuyos agentes en colaboración con la brigada provincial de Información de las Palmas, han desarrollado esta operación.

En el registro practicado en su domicilio los agentes han encontrado gran cantidad de material sobre el terrorismo yihadista: vídeos con juramentos a DAESH por parte de otros yihadistas, vídeos con ejecuciones y material gráfico en donde se aprecian armas, vestimentas de combate y otros materiales de guerra.

Estado Islámico, dentro del fanatismo que preside sus actos, considera la homosexualidad fuera de su religión, en su interpretación más rigorista, la Sharia, que está dispuesto a imponer en todo el mundo a sangre y fuego.