La Reina y la Infanta Elena: «El Príncipe ha estado muy bien»

La Razón
La RazónLa Razón

A pesar de seguir el desfile militar y la recepción en el Palacio Real por televisión desde Zarzuela, Don Juan Carlos estuvo de alguna manera presente en los actos de ayer. Entre bandejas de canapés y sonrisas inertes, políticos y representantes de las instituciones contaban «off the record» el buen estado de ánimo de Don Juan Carlos. Conscientes, en su mayoría, no a través de llamada telefónica, sino de mensajes o «whatsapps» intercambiados con el Monarca.

Quienes sí hablaron abiertamente del estado del Jefe de Estado fueron Doña Sofía y Doña Elena. La Reina, muy alegre, bromeó con la concurrencia cuando se le comentó que el Monarca estaría sintiendo mucho no poder asistir al acto. «Bueno, también está muy cómodo viéndolo desde casa», ya que es la primera vez en 44 años que no ha presidido ni acompañado al Monarca en los actos del 12 de octubre. Al no asistir al desfile militar por motivos protocolarios al estar ausente el Jefe de Estado, comentó que lo había visto por televisión mientras se arreglaba para la recepción. «Me ha sorprendido cómo se veía, todo más pequeño». Comentó que está dedicado plenamente a su recuperación ante la próxima operación, y que esta vez sí que «se lo está tomando con calma». Coincidió con la hija mayor del Rey –quien, a diferencia del año pasado, sí estuvo presente durante el saludo en la Saleta de Gasparini–en las ganas del Jefe de Estado por retomar su actividad institucional. «Mala suerte, el pobre», reconoció la Infanta, quien había ido a a ver al Rey el viernes. «Le gustaría hacer más cosas de las que está haciendo», informó, además de revelar el anhelo del Monarca porque la próxima intervención en noviembre sea «por fin la última». Madre e hija también dedicaron unas palabras para el Príncipe de Asturias en su actuación ayer como representante del Rey durante la Fiesta Nacional. «Al Príncipe le he visto muy bien en su primera vez», dijo Doña Elena.

Por su parte la Reina, en su papel de madre, fue más efusiva. «Le he visto muy guapo, pero en esto no voy a ser modesta», comentó, provocando las carcajadas entre los asistentes. Por lo que añadió: «¡Qué les puedo decir, es mi hijo!»