Política

La senadora no quiere abandonar su escaño pero abre «un periodo de reflexión»

Defiende que los estatutos del PP la avalan para seguir, pero reconoce que no quiere hacer daño al partido en este momento

Pleno del Senado del pasado mes de julio.
Pleno del Senado del pasado mes de julio.

Defiende que los estatutos del PP la avalan para seguir, pero reconoce que no quiere hacer daño al partido en este momento

La ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá no tomará de inmediato ninguna decisión sobre su futuro hasta que estudie detenidamente el contenido del dictamen del Tribunal Supremo y analice los pasos legales a dar, según declararon a LA RAZÓN fuentes del entorno de la actual senadora.

Barberá sopesaba ayer comparecer ante los medios de comunicación hoy para explicar su postura si bien también contemplaba la posibilidad de dar su versión a través de un comunicado para evitar mayor expectación. Las mismas fuentes señalaron que las posibilidades que baraja la ex alcaldesa en este momento son varias y que van desde considerar que aún es un momento procesal muy temprano para tomar una decisión en firme hasta la posible recusación del juez que le ha correspondido, Cándido Conde Pumpido, ex fiscal general del Estado nombrado por un Gobierno del PSOE. Respecto a su posible dimisión, las mismas fuentes próximas a Barberá añadieron que nadie de la dirección nacional del PP le ha pedido la renuncia a su puesto en la Cámara Alta, entre otras cosas porque el asunto «no tiene enjundia para esta barbaridad política y mediática que se está montando».

Al respecto, también subrayaron su opinión de que todo lo que ocurrió ayer responde a que «se está montando un complot desde hace tiempo contra Mariano Rajoy. Sólo quedan ella y Ana Pastor. Ahora se suma además el chantaje por parte Ciudadanos», aseguraron. Desde el entorno de la ex alcaldesa se defiende que no existen motivos para plantearse la dimisión de su escaño en el Senado porque no existe razón objetiva para ello, ni una decisión definitiva respecto a su imputación, ni apertura de juicio oral por parte del Tribunal Supremo, «razón esta última que es la que marcan los Estatutos del Partido Popular», según las mismas fuentes. Sin embargo, también asume la complicada situación en la que ella se encuentra y en la que situaría a su partido por lo que reconoce que no va a dañar al PP con su actuación y abre un «periodo de reflexión» para tomar la mejor decisión posible.

La senadora conoció ayer la noticia cuando se dirigía a la estación Joaquín Sorolla de Valencia para acudir a las sesiones de la Cámara Alta y comunicó al Grupo Parlamentario Popular que no asistiría a la constitución de la Comisión Constitucional ni a la de Economía para quedarse en la capital del Turia y tener tiempo de estudiar y analizar el auto del Tribunal Supremo.