Las víctimas critican la resolución y adelantan su intención de recurrirla

La Razón
La RazónLa Razón

Las víctimas de ETA se mostraron ayer indignadas con la sentencia del «caso Faisán» y adelantaron su intención de recurrirla ante el Tribunal Supremo. En declaraciones a LA RAZÓN, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, tildó la resolución de la Audiencia Nacional de «infame» porque, si bien «deja claro que existió el Faisán», presenta el «problema» de que «se han sentado en el banquillo dos policías que recibieron órdenes y los que les dieron las órdenes se han ido de rositas y no van a pagar por ello». «No sólo eso, sino que los que las dieron están en el Congreso representando a los ciudadanos», añadió.

Además, Pedraza aseguró que «es una inmoralidad que el mismo juez diga que no hubo delito de colaboración con banda armada porque lo que hicieron fue no entorpecer el proceso de paz». «¿Qué proceso de paz si aquí nunca ha habido guerra? Si ya hasta los jueces de la Audiencia admiten procesos de paz y admiten que, entonces, no había que interrumpirlo, ¿de quién nos vamos a fiar los españoles? Es muy triste», aseveró.

Por ello, Pedraza cree que todas las partes deberían recurrir la sentencia y la Fiscalía, «la primera». La AVT va a hacer «todo lo posible» para recurrir aunque, según reconoce su presidenta, «es complicado por el gasto que conlleva». Con la idea de financiar dicho recurso, la asociación habilitó ayer un número de cuenta (0182-9071-01-0101512650) para que la gente pueda colaborar.

En términos parecidos, Dignidad y Justicia (DyJ) hizo público ayer un comunicado en el que recalca que la sentencia deja «claro» que hubo chivatazo, al tiempo que lamenta que en ella «falta por incluir a los responsables políticos, los que dieron la orden a los policías de cometer la terrible delación» y califican de «suave» la condena de año y medio de prisión para los acusados. Según recuerda la asociación presidida por Daniel Portero, los dos policías ahora condenados «fueron responsables de evitar una operación policial contra el entramado de extorsión de ETA durante la negociación entre ETA y el Gobierno de Rodríguez Zapatero».

Al ver que la sentencia les absuelve del delito de colaboración con ETA y afirma que la finalidad del chivatazo fue que no se pudiera entorpecer el proceso para lograr el cese de la actividad de ETA, DyJ se pregunta «si los magistrados entienden por "entorpecer"el evitar las muertes que, precisamente, no se evitaron» entre 2006 y 2010. «Unos jueces no pueden dictar sentencias que justifiquen las acciones equivocadas de un Gobierno. El chivatazo a ETA no ha evitado asesinatos posteriores de la organización terrorista, tampoco ha servido ni sirvió para que ETA decretará la última pantomima del "fin definitivo de la violencia". El chivatazo fue una terrible ignominia, un desprecio absoluto a las víctimas del terrorismo», valora, antes de anunciar que recurrirá la sentencia porque es «insuficientemente justa».