López Guerra consuma su traición

La Razón
La RazónLa Razón

A favor de liberar a la etarra Inés del Río y, además, de indemnizar con 30.000 euros a la terrorista del «comando Madrid» por «daño moral». Ése fue el sentido del voto que ayer emitió Luis López Guerra, el único juez español de los 17 que componen la Gran Sala del Tribunal de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo. No fue una sorpresa. Todo lo contrario. Era la culminación de una traición a las víctimas del terrorismo que tuvo su primer episodio en julio de 2012, cuando el magistrado vinculado al PSOE ya votó a favor de la derogación de la «doctrina Parot». Pero en 2006, como informó LA RAZÓN en su edición de ayer, las actas de ETA ya reflejaban que el Gobierno socialista prometió a la banda «cambios en la Política-penitenciaria-Parot». Y un año después, el Ejecutivo socialista elegía de entre tres candidatos a López Guerra para el TEDH, que empezó a ejercer en febrero de 2008.

Junto a López Guerra, ayer votaron en el mismo sentido otros 14 magistrados. Y es que la votación principal, la que dirimía si se vulneró el artículo 7

del Convenio Europeo de Derecho Humanos de la sanguinaria pistolera, acabó con un rotundo 15-2, a favor de dar la razón a la terrorista.

Sólo dos magistrados, el británico Paul Mahoney y el bosnio Faris Vehahovic se oponen a la derogación de la medida penitenciaria. «No podemos compartir la opinión mayoritaria de la Gran Sala», comienza diciendo su voto particular, en el que entienden que se trata de un «caso extraordinario que puede preocupar por el trato dado al prisionero», pero en el que no consideran que la «sanción a la demandante se haya hecho más pesada por la impugnación», a pesar del «impacto muy significativo en el tiempo que tiene pasar en la cárcel» ante de que expire la sentencia. Además, señalan estos dos magistrados, «no estamos convencidos de que la diferencia entre el derecho automático a la reducción de la pena (por trabajos realizados en la cárcel) y la liberación condicional por buena conducta sea decisiva».

Además, pese a la condena a España, sobre la que no cabe recurso posible, otros siete magistrados se opusieron a que se indemnice a la etarra con 30.000 euros. A Paul Mahoney y Faris Vehahovic se sumaron Mark Villiger (Liechtenstein), Elisabeth Steiner (Austria), Ann Power-Forde (Irlanda), Paul Lemmens (Bélgica) y Valeriu Grito (Moldavia), que ponen de manifiesto en su voto particular que Del Río ha cometido asesinatos, tentativas de asesinato y lesiones de gravedad y «ha provocado numerosas víctimas». «Debido a las particularidades del caso y del contexto en el que se inscribe consideramos que no ha lugar a conceder a la interesada una suma económica a título de perjuicios morales», indican los cinco jueces.