Los críticos planean que dimita el 51% de la Ejecutiva y nombrar una gestora

Los críticos del PSOE valoran remitir cartas de renuncia como única vía para provocar el cese fulminante del secretario general. El siguiente paso sería el nombramiento de una gestora que dirija el partido hasta la convocatoria del Congreso

El líder de los socialistas se aferra al cargo y pasa a la ofensiva anunciando primarias el 23 de octubre y un Congreso en el que blindarse
El líder de los socialistas se aferra al cargo y pasa a la ofensiva anunciando primarias el 23 de octubre y un Congreso en el que blindarse

Los críticos del PSOE valoran remitir cartas de renuncia como única vía para provocar el cese fulminante del secretario general. El siguiente paso sería el nombramiento de una gestora que dirija el partido hasta la convocatoria del Congreso

La rueda de prensa de Pedro Sánchez «ha pasado todas las líneas rojas», apuntan desde los sectores críticos. No ocultan su malestar y acusan al todavía Secretario General del PSOE de «mezquindad». Con este ambiente que adquiere tintes bélicos, los sectores críticos –no son un bloque homogéneo– afrontan el Comité Federal del próximo sábado, pero también manejan otras hipótesis. Para la mayoría de los sectores que sienten animadversión hacia el líder del PSOE, «la gente debe saber qué hacer cuando pierde. Y Pedro después del rotundo fracaso de Galicia y Euskadi ha hecho una huida hacia adelante sin tener en cuenta el daño que le hace al partido». Es decir, para los críticos Sánchez debe asumir sus responsabilidades por los fracasos electorales. Así lo ha dicho públicamente Juan Cornejo, la mano derecha de Susana Díaz en Andalucía.

Los críticos están tomando posiciones con un solo objetivo que resume un barón crítico «hay que parar, como sea, la operación Sánchez», diseñada por el secretario general y su núcleo duro. La diversidad de los opositores a Sánchez es visible ante los diferentes movimientos que están analizando. Por un lado, se planean plantar cara en el Comité Federal y echar por tierra las propuestas de Sánchez. Sin embargo, «el Comité Federal lo carga el diablo. Sabes cómo entras, pero no cómo sales», apunta un veterano dirigente socialista, miembro del Comité Federal y durante años secretario de organización de su organismo. O sea, un experto en estas lides.

Otros sectores apuntan directamente hacía la ejecutiva. Como adelantó LA RAZÓN hace dos semanas se está valorando la dimisión de la mitad más uno de los miembros de la ejecutiva – 18 sobre un total de 35– para provocar el cese fulminante de la totalidad de la ejecutiva y del propio secretario general. Este movimiento podría realizarse antes o después del Comité Federal. Lo más destacable que ha ocurrido en las últimas horas es que Susana Díaz, que no era partidaria de la dimisión en bloque del conjunto de la ejecutiva, «ahora se lo está planteando».

Según ha podido saber este diario, la pasada semana, Juan Cornejo mantuvo conversaciones con la presidenta del PSOE, Mikaela Navarro, a la que algunos sectores socialistas andaluces consideran demasiado complaciente con Pedro Sánchez. En esta línea debe entenderse el Comité Regional convocado de urgencia para el próximo jueves por la secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz. La líder andaluza quiere dejar claro que Andalucía debe tener una única voz y eso también será vinculante para los ocho andaluces presentes en la Ejecutiva Federal. Después de los últimos movimientos de Sánchez, Susana Díaz está dispuesta a valorar si la dimisión mayoritaria de la ejecutiva es el camino más adecuado para «evitar la carnicería que se puede desatar en el Comité Federal», como califican este enconado escenario miembros del sector crítico.

Los críticos valoran estas posibilidades, pero todas tienen un final: el nombramiento de una Comisión Gestora que dirija el partido hasta la convocatoria del congreso –una vez solucionado el problema de gobernabilidad de España como apuntó ayer Cornejo–, mientras que el Comité Federal marque la política del partido. También los sectores críticos están analizando la situación en la que queda el Grupo Parlamentario y coge fuerza el nombre de Eduardo Madina para tomar sus riendas en caso que la actual situación de enfrentamiento acabe con la defenestración de Pedro Sánchez. Y una cuestión no menor. La Comisión Gestora permitirá que los diferentes sectores críticos se pongan de acuerdo en la elección de un candidato a la Secretaría General, una vez que «no está nada claro», que Susana Díaz dé este paso.

Si hace un par de semanas, algunos sectores críticos querían plantear una salida a la situación sin «llegar a las manos», las últimas actuaciones de Sánchez han roto todas las hostilidades y se hace difícil pensar en alcanzar un acuerdo. «Para eso ya es demasiado tarde», apuntan fuentes críticas, que también señalan el conflicto que se puede generar en los territorios: «La bronca en el Comité Federal tendrá repercusiones territoriales». Para evitarlas, los partidarios de actuar «con el bisturí bien afilado», prefieren hacerlo en la Ejecutiva Federal porque así «se subsanarán males mayores y se podrá trabajar en el cierre de filas en el partido».

Además de estas maniobras, más o menos discretas, que preparan los críticos para hacer frente al intento de Sánchez de perpetuarse en Ferraz, ayer fueron muchos los miembros destacados del Partido Socialista los que no ocultaron su disconformidad. A través de las redes sociales o en declaraciones a los medios, dirigentes de distintas agrupaciones, como la andaluza, o conocidos socialistas, como Eduardo Madina, mostraron su oposición a que se convoque un Congreso del partido antes de que España tenga un gobierno, como se había defendido desde la sede de Ferraz hasta el 25-S.