Política

Los detenidos en Melilla son hermanos y novio de las arrestadas en diciembre

Los dos jóvenes detenidos hoy en Melilla por su supuesta relación con una red de reclutamiento y adoctrinamiento del grupo terrorista yihadista Daesh son hermanos de una de las detenidas en diciembre, uno de los cuales mantenía una relación sentimental con otra de las apresadas en esa intervención. Según han informado a Efe fuentes de la investigación, los detenidos tenían una relación familiar y, en uno de los casos, también sentimental con las dos mujeres detenidas el pasado 16 de diciembre, en el marco de una operación contra una red yihadista que había conseguido reclutar ya a doce mujeres jóvenes a través de las redes sociales y foros de Whatsapp.

De hecho, el domicilio en el que ambos residían, donde la Guardia Civil ha efectuado hoy registros durante más de seis horas, es el mismo en el que fue detenida una joven menor de edad, dentro de la operación Kibera, que se saldó con la detención de siete personas, tres de ellas en la ciudad autónoma.

Los dos detenidos en Melilla son los responsables de la creación y administración de diversas plataformas de Internet mediante las que difundían todo tipo de material propagandístico de grupos terroristas, especialmente el conocido como Daesh, que era editado y traducido al español por los detenidos para llegar a un mayor número de personas.

Aprovechando el éxito publicitario de la plataforma virtual hacían apología de tácticas terroristas con especial hincapié en el acto de martirio.

Ambos detenidos, que estaban alineados con la estrategia de Daesh, se dedicaban al reclutamiento de mujeres que tras el oportuno proceso de adoctrinamiento acababan integrándose en dicho grupo terrorista.

En poco más de dos meses, la vivienda, situada en la calle Hebrón, en el Barrio Hebreo de Melilla, ha vivido dos operaciones por la supuesta vinculación de familiares a redes yihadistas, una desarrollada por la Policía Nacional y otra por la Guardia Civil.

En la zona, donde se ubica un colegio, una guardería y un comedor social, se ha producido un importante despliegue de agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, que ha contado con el refuerzo desde el aire de un helicóptero del instituto armado.

Esto ha alterado parte de la rutina de los trabajadores de estos centros, así como de los padres, ya que la calle de acceso a los mismos estaba cortada al tráfico y, únicamente, se ha permitido el acceso a pie.

En las proximidades, se han congregado varios vecinos de los detenidos, algunos de los cuales ya habían asistido al registro que se produjo en diciembre.

A la salida del domicilio, varias mujeres han gritado la palabra “injusticia”, al tiempo que han pedido que los soltaran.

Del interior de la vivienda, los agentes han sacado varias cajas con objetos personales, además de un televisor, que se han llevado en uno de los furgones desplazados, según ha podido comprobar Efe.