Los disidentes de ETA llaman a la “lucha” para hacer frente a los estados

Se quejan de la situación carcelaria de su lider, Iñaki Bilbao

Fotografía de archivo del año 2006 del etarra Iñaki Bilbao/Efe/Emilio Naranjo

Los disidentes de ETA se quejan de la situación carcelaria de su lider, Iñaki Bilbao

“Será la lucha, como lo ha sido hasta ahora, la forma más efectiva para hacer frente a las salvajadas de los estados”. La frase corresponde a un comunicado hecho público por el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión (ATA), facción disidente de ETA, que, según algunos expertos, tendría en su poder entre 60 y 100 armas cortas y largas.

En este caso, ATA se queja del régimen carcelario que tiene uno de sus cabecillas, Iñaki Bilbao, “Txikito”, tristemente famoso por las amenazas que profiere en cualquier comparecencia que tiene en la Audiencia Nacional, en el sentido de volver a las actividades terroristas.

En concreto, y dentro de las normas carcelarias, dada su peligrosidad, cada vez que se le saca de la celda se le ponen los grilletes. La medida, según ATA, se la comunicó el Subdirector de Seguridad del centro penitenciario Puerto III, donde cumple condena. El recluso ha anunciado que se niega a cumplir con esa medida y, por lo tanto, no podrá recibir visitas a partir de ahora.

Sin embargo, fuentes penitenciarias consultadas por LA RAZÓN han negado la veracidad de lo afirmado por ATA y que se le pongan esposas cada vez que sale de la cárcel. Cabe deducir, que la difusión de la noticia forma parte de una campaña para “calentar” a los militantes de esta facción etarra.

“A la hora de tomar esta medida-- dice ATA-- la cárcel ha puesto excusas sobre seguridad, y decimos excusas porque las galerías son auténticos bunkers: en cada galería hay dos cámaras para filmar, también los pasillos que van de galería a galería son grabados durante las 24 horas del día”. Está claro que a los disidentes de ETA no les gustan las medidas que se adoptan para prevenir la seguridad de los funcionarios (de los que dicen que tienen sindicatos ultraderechistas) y de los propios reclusos.

“Para terminar con situaciones como ésta es necesaria la presión y la implicación de todos y todas, y será la lucha, como lo ha sido hasta ahora, la forma más efectiva para hacer frente a estas salvajadas de los estados”, concluye el comunicado.