Frío saludo entre Puigdemont y Felipe VI en los premios Princesa de Girona

ERC presenta una moción para declarar «persona non grata» al Rey en la ciudad

Los Reyes, la ministra de Sanidad y Puigdemont, ayer en Gerona

ERC presenta una moción para declarar «persona non grata» al Rey en la ciudad.

El Rey y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, coincidieron ayer en el Palacio de Congresos de Girona con motivo de la entrega de premios de la Fundación Princesa de Girona (FPdGi). Se saludaron con cierta frialdad pero con cordialidad. Al fin y al cabo, Puigdemont fue alcalde de esta ciudad y han coincidido multitud de ocasiones con motivo de estos galardones pese a la situación política que atraviesa Cataluña. Esta vez, sin embargo, las aguas bajan más revueltas que nunca con la convocatoria del referéndum secesionista para el próximo 1 de octubre, con Artur Mas y varios ex consellers condenados por desobediencia o los interrogatorios de la Guardia Civil a varios funcionarios con motivo de la consulta.

Pese a que la cordialidad suele ser costumbre en este tipo de actos, la situación no es fácil. Dejando de lado que Gerona es de largo la ciudad más independentista de Cataluña, su concejales, además, ejercen. Ayer, sin ir más lejos, el grupo municipal ERC-MES en el Ayuntamiento anunció que presentará una moción en el próximo pleno para declarar al Rey Felipe VI «persona non grata». Ya lo es en otros tres municipios catalanes, después de que el miércoles dijera en el homenaje al 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas que «fuera de la ley sólo hay arbitrariedad, imposición, inseguridad y, en último extremo, la negación misma de la libertad». A su juicio, «la Monarquía es abiertamente contraria a los anhelos de cambio» y al derecho de autodeterminación de los ciudadanos. Algo que podrían conseguir a tenor del reparto de concejales. CiU, ERC y la CUP suman 18 de los 25 regidores del Ayuntamiento. Y todo esto ha coincidido, además, con la aprobación por unanimidad de una proposición de ley para anular los juicios sumarísimos del franquismo que los partidos soberanistas han utilizado para marcar distancias con el resto de España. El año pasado tampoco fue fácil. Sus Majestades fueron recibidos con una sonora manifestación organizada por la CUP.

En este contexto, Felipe VI, junto con la Reina Letizia, llegaron en coche oficial al palacio poco antes de las 18:30 horas, donde esperaban Puigdemont; la ministra de Sanidad y Servicios Sociales, Dolors Montserrat; el delegado del Gobierno, Enric Millo, y la alcaldesa de Gerona, Marta Madrenas (PDeCat). Primero fue Doña Letizia la que saludó a las autoridades y, a renglón seguido, lo hizo el Rey, quien estrechó la mano de Puigdemont en primer lugar. También estuvieron presentes en el saludo el presidente de la FPdGi, Francisco Belil, y de la directora, Mónica Margarit.

Dentro del auditorio, los Reyes y las autoridades tomaron asiento para presenciar el acto organizado por la FPdGi, que arrancó con una charla entre el actor Antonio Banderas, el bioquímico Carlos López-Otín y la periodista Julia Otero. Después de la entrega de los galardones, Felipe VI tomará la palabra para cerrar la ceremonia y, posteriormente, hubo una cena con las autoridades y los invitados.

Los cuatro jóvenes premiados por la FPdGI este año son Juan Zamora (Artes y Letras), Héctor Gómez (Investigación Científica), Miriam Reyes (Social) y Damià Tormo (Empresa), así como la organización británica Teach a Man to Fish (Entidad Internacional).