Mari Mar Blanco pide que los que jamás condenaron a ETA no "asuman el control de las instituciones”

Delante del gobierno en funciones de Sánchez pide a los diputados que no renuncien a seguir enarbolando la lucha contra el terrorismo

Homenaje institucional a las víctimas del terrorismo en el Congreso de los Diputados. Muchas de las víctimas decidieron no acudir al acto en señal de protesta por la entrevista en TVE a Arnaldo Otegi.

Homenaje institucional a las víctimas del terrorismo en el Congreso de los Diputados. No estaban todas las que eran, pues muchas de las víctimas decidieron no acudir al acto en señal de protesta por la entrevista en TVE de anoche al histórico dirigente de Batasuna, Arnaldo Otegi.

La presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet recibía a las víctimas que sí habían acudido al acto en el salón de los pasos perdidos a quien les agradeció personalmente su presencia. El homenaje institucional volvía al hemiciclo después de que años anteriores se hubiera celebrado en salones adyacentes. Batet, recordó que hoy era el día de las víctimas del terrorismo según se acordó hace nueve años en el Congreso con “el objeto de revindicar su memoria”. En las bancadas se entremezclaban víctimas del terrorismo y se podía ver en las primeras filas sentados juntos a los portavoces de los partidos.

Al inicio, Gloria Pino, estudiante estudiantes del conservatorio interpretó al arpa el segundo movimiento de la sonata de Giovani.

A continuación, la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco tomaba la palabra en la tribuna de oradores donde reclamó la importancia de la memoria y aseguró que seguirán dando la batalla por el relato porque “no vamos a permitir que nos arrebaten la verdad, nos corresponde a los demócratas”. Destacó la importancia de la lucha antiterrorista así como el apoyo a las víctimas, un “importante trabajo” al que dijo, también contribuyeron diputados y senadores durante estos años. “Sin la labor constante de las Cortes no se hubiera podido”. Asimismo subrayó la importancia de la colaboración en la lucha antiterrorista con los países vecinos y la implicación de la UE.

Delante de los diputados Mari Mar Blanco pidió que no olviden a todas y cada una de las víctimas del terrorismo porque solo “recordando las vidas rotas de todos ellos conseguiremos que los que quieren imponer relatos falaces sean derrotados”. Dijo que las víctimas tienen todas algo en común: “su inocencia” y advirtió de que por ello “jamás permitiremos que se trate de equipararlas” con los verdugos ni que con argumentación alguna “ se trate de justificar los crímenes”.

Pidió a los diputados que luchen contra los “que quieren falsear el relato, que solo abran las puertas del Congreso a los que representan los valores de libertad y convivencia”. La presidenta de la Fundación de Víctimas aseguró que es “incomprensible” que los que jamás condenaron a ETA “asuman el control de las instituciones” y subrayó que “no todos los partidos merecen el mismo trato”. “Serán legales, pero mantienen un reguero de sangre”, “no todo vale en política”, dijo delante del gobierno en funciones de Pedro Sánchez. Advirtió de que “la memoria de las víctimas se defiende no solo con palabras sino con hechos”. Blanco pidió que se impida la formación de gobiernos que hacen que ETA no hubiera existido y lamentó tener que recordar que lo único que las víctimas han obtenido es dolor y sufrimiento.

Blanco también se refirió en el Congreso a la entrevista de Otegi y aseguró que no entendía cómo se brindaba un ente público como altavoz del líder de abertzale "para blanquear al brazo político de Batasuna” y que además lo hiciera el día anterior al acto de homenaje. “Hemos sufrido mucho, hemos perdido lo más valioso que teníamos. Las víctimas no merecíamos tanto desprecio. No se puede blanquear ni poner alfombra roja a los que no han pedido perdón y buscan dejar de ser señalados por sus crímenes. No es aceptable tender un puente de plata a esas fuerzas políticas”, advirtió a sus señorías. Además, recordó que como parte esa estrategia también se encuentran los continuos homenajes a los etarras que indicó, atentan contra la dignidad de las víctimas. Por ello pidió que “las administraciones prohíban estos homenajes humillantes y que así lo pidan también a los países europeos.

Finalmente, Mari Mar Blanco recordó que existen más de 300 crímenes sin resolver. “Seguimos y seguiremos reclamando justicia y no admitiremos que quienes causaron tanto dolor pretendan eludir nuestro ordenamiento jurídico” porque, subrayó “el arrepentimiento es la colaboración con la justicia”. “Queda mucho camino por andar”, afirmó y pidió a los diputados que no renuncien a “seguir enarbolando la lucha contra el terrorismo”.

Al terminar sus palabras, los diputados aplaudieron puestos en pie, pero no todos. Los de Podemos no aplaudieron y por ejemplo, los de ERC se quedaron sentados en el escaño sin aplaudir, así como algunos del PSOE.