Martínez-Maíllo: «Rita Barberá declarará ante el instructor del PP»

El vicesecretario de Organización del PP asegura que el partido confía plenamente en Rajoy, que volverá a ser su candidato y que sólo hay dos opciones: gran coalición o elecciones

El vicesecretario de Organización del PP asegura que el partido confía plenamente en Rajoy, que volverá a ser su candidato y que sólo hay dos opciones: gran coalición o elecciones

El vicesecretario de Organización del PP asegura que el partido confía plenamente en Rajoy, que volverá a ser su candidato y que sólo hay dos opciones: gran coalición o elecciones.

–¿Está más cerca un Gobierno de Sánchez?

–Espero que no, y creo que no. Durante todo este tiempo no se ha buscado un presidente del Gobierno. Se ha jugado al «sálvese quien pueda». Es imposible formar gobierno sin el PP, y por eso hemos calificado todo lo que está haciendo Pedro Sánchez como un teatro. Es cierto que con una escenografía insuperable, pero no más allá de una comedia de enredo.

–Sánchez sí podría formar gobierno si consigue que le apoyen C’s y Podemos. En eso trabaja Ferraz.

–Se están diciendo muchas cosas que no se corresponden con la realidad. El acuerdo del PSOE con Ciudadanos y la abstención de Podemos tampoco vale. Necesitarían la abstención de otros partidos. Por eso en el PP estamos convencidos de que no están buscando formar un gobierno, sino que el juego es ver quién gana la partida de culpar al otro de ser el responsable de ir a unas nuevas elecciones. Estamos igual que estábamos, con muchas fotos, muchas ruedas de prensa, mucho regalo, pero nada más.

–¿Por eso el PP está ya en campaña?

–Sólo estamos siendo coherentes. Siempre hemos dicho lo mismo, que sólo hay dos opciones, la gran coalición o unas nuevas elecciones, y eso se valorará al final del proceso.

–Pero su estrategia está haciendo que les acusen de inmovilismo. ¿No cree que la imagen de que el PP se sienta a esperar que el PSOE fracase puede tener un coste?

–Al final del proceso se verá que nuestra posición ha sido la más sincera, no hemos engañado a nadie. Cuando esto termine, los ciudadanos valorarán lo que hemos hecho unos y otros. Rajoy fue muy honesto cuando no se presentó a la investidura por no tener ninguna posibilidad de conseguir los apoyos necesarios para sacarla adelante. Y, también lo fue cuando desde el primer día dijo que la única solución para no ir a unas nuevas elecciones era la gran coalición. Vamos a esperar a ver si, cuando Sánchez fracase en su intento de formar gobierno vetando a la lista más votada, acepta un acuerdo de gran coalición. Si no lo hace, será el único responsable de que haya de nuevo elecciones.

–Y mientras se aclara en qué quedan las negociaciones del PSOE con Podemos, ¿a qué se va a dedicar el PP?

–Vamos a seguir manteniendo la misma posición, aunque nos llamen inmovilistas. Vamos a seguir siendo coherentes y a seguir proponiendo públicamente la gran coalición. No tenemos mucho éxito con el PSOE, pero vamos a explicar a los españoles las ventajas de esa gran coalición, que tendría el apoyo mayoritario del Congreso.

¿Cómo es posible que el líder del PSOE haya conseguido sobrevivir a un fracaso electoral y a una investidura fallida, y siga siendo el único candidato a formar gobierno?

–Esta situación la ha provocado él. Su candidatura ficticia se sostiene en el boicot al PP. La aritmética concluye que no se puede formar gobierno, y mucho menos que pueda haber un Gobierno sensato y viable sin un acuerdo con el PP. Pero Sánchez ha puesto en marcha una operación de boicot al PP para conseguir su supervivencia política. Está utilizando a los españoles para seguir siendo secretario general del PSOE. Está utilizando a España y este proceso como instrumento para continuar adelante en su carrera política.

–Rivera les acusa de boicotear la formación de un gobierno. De que ni siquiera designan interlocutores para sentarse a negociar.

–Ésa es otra de las grandes mentiras de este proceso. Hablamos con Rivera al principio de esta etapa. Y entonces nos dijo que no iba a moverse de la abstención. Lo mismo que decía en campaña. Luego, sin embargo, cambió de opinión. La realidad es que la suma del PP y de Ciudadanos no es suficiente, como tampoco la suma del PSOE y C’s. La diferencia es que nosotros no engañamos a nadie y Pedro Sánchez, con la ayuda de Rivera, sí.

–De lo que se queja Rivera es de que no quieren sentarse en una reunión a tres para explorar un posible acuerdo, pese a que ustedes propugnen la gran coalición.

–Rivera es el segundo actor en esta comedia. Creemos que se ha equivocado profundamente al echarse en brazos de Sánchez, firmando un documento que no sirve para sacar adelante la investidura y que sólo tiene como objeto derogar todas las reformas económicas y políticas del Gobierno de Rajoy. Ahora pretende o que le saquemos de su error, o que participemos de su error. Quiere que nos sentemos con ellos a hablar sobre la base de ese documento –para hacer presidente a Sánchez– que acaba con las principales reformas puestas en marcha por el Gobierno de Rajoy. Podemos sentarnos a hablar sobre un documento en blanco, pero no sobre un acuerdo que ha sido rechazado mayoritariamente por la sede de la soberanía nacional, no una, sino hasta dos veces. Rivera está sobreactuando políticamente para tener más protagonismo del que le corresponde porque sabe que sus escaños son irrelevantes desde el punto de vista de la aritmética.

–Esa estrategia no le está yendo mal en las encuestas.

–Bueno, yo he visto encuestas de todo tipo. Y semanas antes de la última campaña electoral había pronósticos que resultarían más que curiosos si se comparasen con lo que pasó finalmente en las urnas. Hasta que no acabe este proceso, hablar de encuestas es absurdo.

–¿El PP cree que Ciudadanos perderá apoyos si vamos de nuevo a elecciones?

–Sí. El abrazo de Ciudadanos a Pedro Sánchez va a tener un coste importante. Por eso nos intenta implicar en su error.

–Sin embargo, ¿al PP le vendrían bien unas nuevas elecciones?

–No serían buenas para nadie, ni para España, ni para el PP. Ahora bien, en eso sí coincidimos con Ciudadanos, es mejor ir de nuevo a elecciones que un mal Gobierno. Eso sería nefasto para España. Nosotros vamos a intentar hasta el último minuto que salga adelante la propuesta de la gran coalición.

–¿Confía en que tras unos nuevos comicios sí sea posible el encuentro con Rivera?

–Se dice mucho que con unas nuevas elecciones no cambiaría nada, pero a saber. En cuanto a nuestra relación con Ciudadanos, hay muchas cosas que nos unen, pero Rivera ha optado en estos momentos por la única opción que no suma para formar gobierno.

–La justificación que da para negarse a apoyar al PP es la corrupción y la «responsabilidad» de Rajoy.

–¿Y el PSOE no tiene corrupción? No puede colocar en el tablero político la corrupción del PP y olvidarse de los ERE de Andalucía, los cursos de formación o Besteiro, por poner algún ejemplo. Rivera se olvida de que en términos de imputados, investigados y procedimientos judiciales el PSOE es el número uno. No se trata de entrar en el «y tú más», pero la realidad es la que es.

–Su argumento es que Bárcenas o el «caso Gürtel» afectan más directamente a Rajoy que los ERE a Sánchez.

–La responsabilidad es exactamente la misma. En estos cuatro años no se ha producido ningún caso de corrupción en el Gobierno de España. Ha sido un Gobierno limpio, que ha gestionado una situación complicada. Los casos que afectan al PP son de hace tiempo y están saliendo a la luz con un Gobierno del PP. Luchamos contra la corrupción y aquí, quien la hace la paga, no miramos para otro lado porque afecte a personas de nuestro partido. Ciudadanos esconde la corrupción de los demás y sólo apunta a la del PP para intentar justificar su acuerdo con el PSOE.

–Si finalmente no hubiera elecciones, ¿afrontarán un proceso de renovación, más o menos tranquilo?

–Cuando haya Gobierno y se aclare la situación política, celebraremos el congreso nacional, eso dijo el presidente en la última Junta Directiva y eso haremos. El partido está más unido que nunca, somos un equipo de gente que estamos trabajando con ganas, con fuerza y con ilusión. En todo caso, las decisiones orgánicas se adoptan en los congresos nacionales y hasta entonces hacer elucubraciones sobre el futuro es absurdo. Estamos convencidos de que va a haber un Gobierno del PP, es lo más sensato y lo mejor para España.

–La gestión de la crisis en el PP valenciano por el «caso Taula» está permitiendo que la oposición diga que hay un pulso entre Génova y la dirección regional. Que Isabel Bonig es más exigente y que si no han entregado su acta los concejales investigados ha sido supuestamente porque desde la dirección nacional no han presionado lo suficiente. ¿En Madrid les han pedido que entreguen sus actas?

–Todas las decisiones de la dirección nacional las hemos tomado de acuerdo con la dirección regional. Yo he participado en muchas reuniones y conversaciones. Isabel Bonig está haciendo un magnífico trabajo, y toda la dirección regional también, ante una situación muy complicada. Estamos hablando no de un caso concreto, sino de una investigación que afecta a todo el grupo y a todos los concejales. Esto nos exige que trabajemos muy de acuerdo ambas direcciones. Y, de común acuerdo, hemos decidido abrir un expediente informativo cuya primera medida es la suspensión cautelar de militancia y que los concejales pasen a figurar como independientes, tal y como establecen nuestros estatutos. Cuando finalice el expediente informativo veremos a ver qué se deduce de él.

–Bonig les pide el acta cada día. ¿En Génova se lo han pedido?

–En Valencia hubo una reunión con los concejales y salió el compromiso de que, en el supuesto de que se levantase el secreto de sumario y siguieran investigados, renunciarían a sus actas. Es un acuerdo en el ámbito de Valencia y bajo la discusión de que ellos lo cuestionan. Una vez que finalice el expediente informativo, habrá que ver si se transforma en expediente disciplinario que podría llegar a la expulsión y a reclamarles el acta.

–Todavía no lo han hecho, pero ¿podría pasar?

–Podría pasar perfectamente. Bonig está en todo su derecho a reclamarles el acta, mientras que en paralelo el expediente informativo abierto será el que determine la cesión o no de las actas. Pero también hay que tener en cuenta que las actas son personales.

–¿Cuáles son los trámites que tienen que cumplimentar antes de dar por finalizado el expediente?

–Le va a citar el instructor designado por el Comité de Derechos y Garantías y tendrán que explicar uno por uno lo que ha ocurrido.

–¿También a Rita Barberá?

–También. Todos los que aparecen en el procedimiento, estén investigados o no, tendrán que presentarse ante el instructor. Me he leído los mil folios del procedimiento y algunos han ejercido su derecho a no declarar. Pero eso en el partido no se puede hacer. Lo normal es que si te preguntan, contestes.

–¿Cuándo empezarán las citaciones?

–Esta semana. Con absoluta normalidad: no es un expediente contra nadie, sino para saber qué ha pasado. La diferencia es la dimensión del proceso. Estamos hablando de cincuenta personas.

–¿Y cuándo espera que todo esté concluido?

–Espero que cuanto antes.

–¿Por qué quienes han sido suspendidos de militancia siguen en el grupo del PP como independientes?

–Es el procedimiento que acompaña a la suspensión cautelar de militancia. Por la información de un periódico, por un titular, no podemos acabar políticamente con una persona. Tenemos la obligación y la decisión de ser contundentes, pero también justos.

–En este caso no es ni mucho menos sólo por la información de un periódico.

–En este caso, no. Pero tenemos la obligación de ser justos. La suspensión cautelar representa que provisionalmente no forman parte del partido. No es definitiva, se les puede mandar al Grupo Mixto cuando sea. Mientras tanto, se mantienen en el Grupo Popular a efectos de nombre. No están bajo nuestra disciplina, no son citados a los actos públicos del PP ni tienen que votar lo que diga el PP. Esto no prejuzga nada. Si concluimos que el comportamiento no ha sido el correcto, se transformarán en expedientes disciplinarios.

–En cualquier momento puede abrirse juicio oral. Esperan que la Justicia actúe antes y les señale el camino.

–Se nos está pidiendo que actuemos en el ámbito del partido y lo estamos haciendo. Ante la apertura del juicio oral, se aplicarían los estatutos del partido. No hay que esperar a que haya sentencia.

– ¿Por qué suena distinto el discurso de Rajoy y al de otros dirigentes como Pablo Casado o Javier Maroto? ¿La nueva generación presiona para que sean más contundentes contra la corrupción?

–En la lucha contra la corrupción, este partido está igual de comprometido. Desde el presidente hasta el último de sus dirigentes. Y es un compromiso claro. Tenemos y queremos ser contundentes, pero, como le he dicho también, tenemos y debemos ser justos. No podemos dejar el futuro de mucha gente del partido en manos de querellas partidistas. Puede haber opiniones y diferencias de matiz a la hora de plantear en ámbito formal determinados comportamientos, pero son de matiz. El trabajo que estamos haciendo para luchar contra la corrupción es un compromiso de todos. Y todos lo vemos de la misma manera.

–En las reuniones del Comité de Dirección ¿han debatido sobre esto y los más jóvenes han exigido más firmeza?

–No, porque las diferencias son de matiz. El PP no es una secta en la que todos tengamos que decir lo mismo. En los Comités de Dirección hablamos y no hay ninguna discrepancia sobre el equilibrio entre contundencia y justicia.

–¿Usted cree que Barberá se ha convertido en una carga para el PP, desde el punto de vista político?

–El problema de Valencia se traslada a la opinión pública sobre la imagen de Rita. Rita Barberá ha sido muy importante en PP, nos ha dado muchas mayorías absolutas en Valencia. Es una mujer de carácter fuerte. Pero por ahora, a fecha de hoy, no está todavía imputada. De momento, está incluida en el expediente informativo como todos los demás y no podemos prejuzgar nada.

–¿Le pedirán que renuncie como senadora si su caso es elevado al Tribunal Supremo?

–Las decisiones del partido se adoptan siempre con independencia de los nombres. Ante mismos comportamientos, mismas respuestas.

–¿Eso quiere decir que le pedirán el acta?

–Esa decisión la tomará el Comité de Derechos y Garantías.