Más de 120.000 votantes de JxSí se fugan a partidos constitucionalistas

EL 12% de electores independentistas en 2015 se abstendrá. ERC se hace con el 55,1% de los votos de la coalición separatista.

EL 12% de electores independentistas en 2015 se abstendrá. ERC se hace con el 55,1% de los votos de la coalición separatista.

En la encuesta de NC Report para LA RAZÓN publicada el pasado 5 de noviembre se avanzaban claves del comportamiento electoral catalán tras los acontecimientos de los últimos días de octubre y primeros de noviembre, fechas en las que se realizó el sondeo. El estudio nos permite analizar el comportamiento de los diferentes electorados. El trasvase de votantes entre unos partidos y otros, entre el bloque unionista y el separatista y entre la izquierda y la derecha.

Juntos por el Sí desaparece como coalición y ERC y PDeCAT concurrirán por separado. El 55,1% del voto de JxSí pasará a ERC. Son 898.000 votos. Mientras que el 24,5% irá al PDeCAT, unos 400.000 votos. El restante 20,3% del voto de JxSí, es decir, 331.000, cambian de orientación: el 9,7% (158.000 votos) se abstendrá, mientras que las opciones consitucionalistas recibirán el 7,9% (129.000 votos), que se reparten entre el PSC (2,8%), Ciudadanos (2,7%) y PP (2,4%). Cataluña en Comú recibirá el 1,7%, es decir, 28.000 votos y la CUP el 1,8%, esto es, 3.000 votos. El resto de partidos suman el 0,8% restante: 13.000 votos.

La CUP conserva el 63,9% de sus votantes, 216.000 y el restante 36,1% de sus fieles, es decir, 122.000 votos, se distribuyen entre la abstención, concretamente el 23,7% de sus votantes, que supone 80.000 electores. ERC es el segundo destino, al que marcha el 7,1% del voto del partido antisistema, que implica 24.000 votantes. Le sigue Cataluña en Comú, que recibe el 4,7%, es decir, 16.000 votos. Mientras que el 0,6 por ciento va a parar a otros partidos: 2.000 votantes.

En una calculada ambigua posición se halla Cataluña en Comú con su sí a la consulta pero no a la independencia. Retienen el 83,2% de sus votos de 2015, el equivalente a 306.000 votantes. El otro 16,8% se reparte entre la abstención, que le cuesta el 6,3% de su electorado (23.000 votantes), el trasvase de votos al PSC, que supone el 4,6% de su electorado y 17.000 votos y el voto a otros partidos, que representa el 3,8% y 14.000 votos.

Entre los constitucionalistas, el primer partido sigue siendo Ciudadanos, que conserva el 84,2% de los que le votaron en 2015: son 620.000 votantes. Pierde el 15,8% de su electorado de septiembre de 2015. El principal destino es la abstención, que supone el 8% de su base electoral y suman 59.000 votos. El segundo captador de votos de los naranjas catalanes es el PSC, que recibe el 4,2%; 31.000 votos. En tercera posición se encuentra el PP que obtiene el 3,5%, es decir, 26.000 votos.

El PSC consigue fidelizar al 71,7% de sus votantes del 27-S. El restante 28,3% se distribuye entre un amplio abanico: el PP recibe el 8% del voto socialista, que son 42.000 votos. Le sigue la abstención que le resta el 6,1%: 32.000 votantes. El tercer lugar es para Ciudadanos, que le sustrae el 5,7% y 30.000 votantes. Los «comunes» se llevan el 4% del voto socialista, 21.000 votos, y los independentistas de ERC, el 2,3%, es decir, 12.000 votantes. Otros partidos captan el 2,1%: 11.000 votos.

El Partido Popular conserva leal al 78,5% de sus votantes de las anteriores elecciones autonómicas. El principal destino es Ciudadanos, que le resta el 7,7%, o lo que es lo mismo, 27.000 votantes. Le sigue el PSC, que recibe el 6,9%; 24.000 votos. La abstención del 5,7 por ciento de sus votantes le obliga a desprenderse de otros 20.000 y finalmente el voto a otros le deja son el 1,1%, es decir, 4.000 votos.

Dos de los tres partidos constitucionalistas no ceden votos a los independentistas, se trata de Ciudadanos y PP. El 92% del voto naranja va a partidos unionistas, al igual que el 93,1% del voto popular. Sin embargo, el 85,5% de los socialistas votarán a opciones constitucionalsitas, el 2,3% marcha con independentistas y el 4% va a los «comunes».

En el bando insurreccional, sólo la CUP no trasvasa votantes a los unionistas: el 71% votará a opciones separatistas y el 4,7% a los «comunes». Mientras que entre la antigua alianza JxSí, el 7,9% votará a opciones constitucionalistas, el 1,7% a los «comunes» y el 79,9% votará a candidaturas separatistas. En cuanto a Cataluña en Comú, que en 2015 se presentó como CSQP, también reparte votos a unionistas e indepes: el 4,6% votará a partidos constitucionalistas y el 2,2 a la insurrección. Sobre el eje izquierda/derecha, ubicando en la izquierda a CUP, «comunes», ERC y PSC, y en la derecha a los partidos de centro derecha (Ciudadanos, PDeCAT y PP), el cambio de votos también indica una gran estabilidad con respecto a los comicios de 2015.

El 87,8% del voto de Ciudadanos y el 86, 2% del PP se mantiene en el centro derecha. A la izquierda va el 4,2% del electorado de Ciudadanos y el 6,9% de los votantes del PP. También va a la derecha el 29,7% de los exvotantes de JxSí. En el caso del PSC se registra un 6,3% que cambian a la derecha, mientras que el 85,5% se mantiene en la izquierda.

Formaciones como CUP y «comunes» no registran transferencias de votantes a la derecha; el 89,9% de los ex votantes de CSQP y el 75,7 por ciento de los de CUP, votarán opciones de izquierda. Mientras que el 59,9% de los exvotantes de Juntos por el Sí se inclinan por ERC.