Política

Más de la cuarta parte de los votantes de Podemos cree que caerá en la corrupción si llega al Gobierno

Iglesias, en el cierre de campaña de Claro que Podemos
Iglesias, en el cierre de campaña de Claro que Podemos

Juan Carlos Monedero, secretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos, ha mentido y debe ser expulsado de su partido. Es la opinión de uno de cada cuatro votantes y simpatizantes de Podemos, según una encuesta exprés de NC Report para LA RAZÓN en la que un porcentaje similar de los consultados cree además que el caso se enmarca en un claro problema de corrupción en la formación que lidera Pablo Iglesias. Una lacra que, según esta misma encuesta, se extendería –según el 28,9 por ciento de los seguidores del partido de Pablo Iglesias– en forma de nuevos casos si Podemos llegara a hacerse con el Gobierno.

Preguntados los votantes de Iglesias por la primera cuestión –«¿Podemos debería expulsar a Monedero por el escándalo de los cobros recibidos de otros países afines?»–, un 23,2 por ciento responde de forma afirmativa, mientras que opina lo contrario un 65,2 por ciento. Los votantes de otros partidos –el 76,1 por ciento– contestan a favor de la expulsión.

Respecto a la confianza que inspira la versión de los hechos que ha dado el número tres de Podemos, es negativa para el 21,7 por ciento de los consultados entre sus propias filas, mientras que un 55,1 por ciento sí cree lo que ha dicho, pese al revuelo y las críticas por el escándalo. En el resto del censo, el porcentaje de quienes no le creen llega hasta el 66,2 por ciento, y sólo un 14,5 da crédito a lo que ha declarado el número tres de Pablo Iglesias.

El escándalo que ha salido a la luz haría sospechar que se está viviendo un caso de corrupción en el seno de Podemos, y ésa es la opinión de más de una cuarta parte de sus simpatizantes –un 26,1 por ciento–. El 58 por ciento de los encuestados entre quienes votarían a un partido con poco más de un año de vida no lo ve así. En esta cuestión, un 15,9 por ciento de votantes de la formación de Iglesias no contesta o no sabe qué decir acerca de que un líder corrupto milite en sus filas. De entre el resto del censo, un 73,1 por ciento tiene claro que Juan Carlos Monedero hizo lo que no debía.

Lo más significativo de este sondeo es que más de la cuarta parte de los seguidores de Iglesias –el 28,9 por ciento– están convencidos de que una vez que Podemos alcanzara el poder –su aspiración en las próximas elecciones–, los casos de corrupción no harían más que multiplicarse. El 56,5 por ciento no lo cree así.

El 77,3 por ciento de los consultados de otros partidos considera sin duda alguna que la corrupción sería compañera de viaje de Podemos.