Mas recibe sin fotógrafos a Maroni, dirigente de la xenófoba Liga Norte

La Generalitat intentó evitar que trascendiera el encuentro de la «vergüenza»

Artur Mas junto a maroni al término de la reunión
Artur Mas junto a maroni al término de la reunión

El presidente catalán, Artur Mas, ha recibido en el Palau de la Generalitat al dirigente de la Liga Norte y presidente de la región italiana de Lombardía, Roberto Maroni, pese a las críticas de la oposición al considerar que el dirigente italiano es un "xenófobo".

La Generalitat de Cataluña no quería darle relieve público, porque una fotografía de Artur Mas con uno de los máximos representantes de la xenófoba Liga del Norte italiana –separatistas italianos y por ende simpatizantes de la causa catalana–, no beneficia al proceso catalán. No hubo fotos oficiales ni ruedas de Prensa ni un contacto informal con los medios de comunicación, como con otros encuentros del president de la Generalitat con líderes internacionales. Pero pese a estas medidas cautelares, el equipo de Mas no pudo evitar que la visita del presidente de la Lombardía a la Generalitat, Roberto Maroni, acabara teniendo relieve público.

Mas recibió ayer en privado al presidente de la Lombardía, líder histórico de la Liga del Norte, aunque recientemente ha dejado el cargo de secretario general del partido, que está en Barcelona para hacer promoción de la Exposición Universal de Milán 2015 y también para seguir el proceso de la consulta soberanista. Pero cuando Maroni abandonó el Palau de la Generalitat fue sorprendido por un enjambre de cámaras y micrófonos. Aunque se quería dar un relieve bajo a la visita, el encuentro aparecía en la agenda del president y las cámaras estuvieron haciendo guardia en la plaza Sant Jaume.

Los servicios de protocolo intentaron que no salieran imágenes de la visita. A su llegada, el coche de Maroni entró directamente en el Palau y no se pudieron tomar imágenes. Pero al acabar la reunión, Maroni salió a pie del edificio, consciente de que iba a ser fotografiado. El presidente de la Lombardía eludió hablar del proceso soberanista, aunque su partido ha hecho continuos guiños al órdago de Mas, para muestra la imagen del cartel de abajo o la fotografía que se hicieron en la cámara italiana con «estelades». Maroni se limitó a decir que viene a Cataluña en representación de todos los lombardos para hacer campaña de la Expo de 2015.

A Maroni se le conoce por increpar a la ministra italiana de integración originaria de Congo, Cécile Kyenge. Visto el interés de la visita en un comunicado la Generalitat explicó que Mas recalcó a Maroni que Cataluña está «orgullosa» de ser europea. La oposición molió la visita a críticas.