Obama elogia el «gran liderazgo» de Rajoy

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama (d), y el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, durante la reunión de ayer.

Todo llega a aquel que sabe esperar y, a las 14:10 de ayer, hora de Washington, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llegó al Ala Oeste de la Casa Blanca para mantener un encuentro de una hora con el presidente de los Estados Unidos dos años después de haber sido elegido jefe del Ejecutivo.

Todo llega a aquel que sabe esperar y, a las 14:10 de ayer, hora de Washington, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llegó al Ala Oeste de la Casa Blanca para mantener un encuentro de una hora con el presidente de los Estados Unidos dos años después de haber sido elegido jefe del Ejecutivo. Rajoy fue recibido por la directora adjunta de protocolo de Barack Obama y accedió a la sede del poder Ejecutivo de Estados Unidos a través de un pasillo formado por miembros de la Guardia Militar de Honores, que portaban las banderas de los 50 Estados y los seis territorios de la Unión. Apenas cinco minutos después, comenzó la reunión entre ambos mandatarios.

Rajoy y Obama estuvieron acompañados en su reunión en el Despacho Oval de hasta dieciséis colaboradores, ocho para cada país. Por parte española asesoraron al presidente, entre otros, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, el jefe de gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro y el director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, Álvaro Nadal. Los principales asesores de Obama fueron el secretario del Tesoro, Jack Lew, la asesora de Seguridad Susan Rice, la asesora de economía internacional Caroline Atkinson y el embajador de Estados Unidos en España, James Costos.

La entrevista duró los sesenta minutos previstos y, al concluir, ambos presidente atendieron a los medios de comunicación. El primero en intervenir fue el presidente Obama, quien afirmó que existen entre España y Estados Unidos una «gran amistad y alianza». Obama subrayó que Rajoy llegó al poder en España en una «situación muy dificil» y que «gracias al gran liderazgo de Mariano Rajoy» se ha «estabilizado la economía española, se está creando crecimiento y se ha logrado reducir el déficit». El presidente estadounidense subrayó no obstante que el gran reto sigue siendo «la creación de empleo», algo en lo que insistió Rajoy minutos más tarde. Otro de los puntos tratados fue la negociación del tratado de libre comercio que la Unión Europea está negociando con Estados Unidos. El inquilino de la Casa Blanca resaltó su importancia y dijo que «merece la pena» todo el trabajo que se está realizando para sacarlo adelante. Por último, Obama afirmó que «la cooperación nunca ha sido tan fuerte» y agradeció personalmente al presidente español la ayuda prestada por España alojando dentro de nuestras fronteras afectivos claves para luchar contra el terrorismo y garantizar la seguridad de las embajadas de Estados Unidos.

Mariano Rajoy arrancó su intervención haciendo un repaso de todo lo que une a ambos países, como la defensa de la libertad y la democracia, y subrayó especialmente el 17% de la población de Estados Unidos de origen hispano. El presidente español recordó que Estados Unidos es el primer inversor extranjero en España y que, a su vez, España es el tercero de Estados Unidos. Rajoy subrayó también las palabras previas de Obama sobre el tratado de libre comercio y se mostró igualmente firmemente partidario del mismo recordando se que creará un espacio económico que supondrá el 50% del PIB. El presidente del Gobierno dejó claro que la «visión» en el norte de África y en Oriente Medio es la misma entre ambas naciones.

En el tema económico, el jefe de Gobierno español recordó que cuando hablaba por teléfono con Obama hace un año había muchas dudas sobre el euro y se felicitó de que la situación hubiera cambiado. Inmediatamente pasó a referirse al principal reto que afronta España: «El paro es aún la gran lacra, pero el esfuerzo hecho será positivo para los españoles». Rajoy se refirió a las «imprescindibles» reformas económicas. «Lo primero era estabilizar la economía para después crear empleo», dijo Rajoy.

Tampoco faltó una referencia a la aventura secesionista en Cataluña. «La inestabilidad política no beneficia a la recuperación económica. Tampoco no saber a dónde van algunos», «pero todo eso lo vamos a superar», afirmó Rajoy. «Lo peor, algo que no va a suceder, es que se produjera [la independencia], algo que sería malo para todos, pero especialmente para los más pequeños», afirmó el presidente español poco antes de hacer una llamada al «sentido común». «El mundo en el que vivimos todos mejor cuanto más grandes y peor cuanto más pequeños», sentenció.

Ya en el turno de preguntas Obama lanzó un mensaje a Alemania cuando afirmó que había países más saneados que deberían trabajar para aumentar su demanda interna y ayudar a las economías más pequeñas. A continuación llegó el turno de la respuesta de Rajoy: «Estados Unidos nos ha dado explicaciones satisfactorias», afirmó el presidente español respecto al escándalo de escuchas masivas realizadas en Europa por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, según se desprende de los documentos publicados por Edward Snowden. Rajoy afirmó que el Gobierno español ha estado en permanente contacto con la embajada con Estados Unidos y que, hasta que no se produzcan nuevas revelaciones, las explicaciones recibidas son satisfactorias.