Política

Ordenan reabrir la causa a los acompañantes de Puigdemont cuando fue detenido

Mantiene que los mossos sí sabían que el expresidente catalán estaba huido.

El historiador Josep Lluis Alay (2i), a su llegada a la Audiencia Nacional
El historiador Josep Lluis Alay (2i), a su llegada a la Audiencia Nacional

Revoca el archivo por su «consciente colaboración» con el ex president y les imputa un delito de encubrimiento de rebelión.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha ordenado reabrir la investigación contra las cuatro personas -el empresario Josep Maria Matamala, el historiador Josep Lluís Alay y dos mossos d´Esquadra- que acompañaban a Carles Puigdemont al ser detenido el 25 de marzo de 2018 en Alemania cuando se dirigía de regreso a Bruselas. La Sección Tercera de lo Penal estima así el recurso de la Fiscalía y revoca la decisión del juez Diego de Egea de archivar la causa, al entender que en ese viaje de Estocolmo a Bélgica por carretera los cuatro investigados debían conocer necesariamente que el ex presidente de la Generalitat estaba huido de la Justicia española y se encontraba en busca y captura.

De Egea acordó el sobreseimiento del procedimiento precisamente al considerar que los acompañantes de Puigdemont "no tenían conocimiento de la activación de la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) de la persona que acompañaban", pues la detención del ex president se produjo sólo "dos días después de la activación"de la euroorden cursada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, instructor de la causa contra los líderes del "procés". El magistrado de la Audiencia Nacional, al no poderse cometer el delito de encubrimiento de la rebelión por imprudencia, descuido o negligencia, y "no existiendo indicios racionales"de que tuviesen conocimiento de la existencia de esa euroorden, acordó el archivo de las actuaciones. El instructor preguntó entonces a la Fiscalía si procedía dictar una orden de búsqueda internacional y detención contra Matamala, que se encuentra en paradero desconocido y a quien no pudo citar para tomarle declaración en relación con estos hechos.

Ahora, la Sala de lo Penal hace suyos los argumentos de la Fiscalía y concluye que "en esa situación de huido de la Justicia española que necesariamente tuvo que ser conocida por todos los investigados en esta causa, toda contribución"con Puigdemont para que siguiera eludiendo su enjuiciamiento en España presenta "indicios suficientes de la comisión del delito de encubrimiento imputado".

La Sala subraya el "inusual trayecto"que realizaron el ex president y sus acompañantes desde Estocolmo: más de 2.000 kilómetros en coche, que resulta indicativo, en su opinión, "de la finalidad que perseguían: dificultar la posible detenición del Sr. Puigdemont en su regreso a Bélgica". "Es difícil imaginar otro motivo -añaden los magistrados- para la realización de un viaje tan prolongado, incómodo e incluso arriesgado, cuando estaban a disposición de todos ellos sistemas más rápidos, cómodos y seguros".

Para la Sala la intención de los cuatro acompañantes de Puigdemont no era otra que la de evitar que otros países distintos a Bélgica pudieran consentir la entrega del ex president a la Justicia española y "la supuesta intención de éste de ponerse a disposición de las autoridades belgas, como alegan las defensas de los investigados, refuerza esos indicios de la consciente colaboración de los investigados para este auxilio constitutivo del delito de encubrimiento".