Otegui: «Tras perder en la Parot, al Gobierno no le queda nada»

Una mujer sujeta un cartel a favor de los presos el martes por la noche en Tafalla, Navarra
Una mujer sujeta un cartel a favor de los presos el martes por la noche en Tafalla, Navarra

«Siempre nos quedará Estrasburgo» y si el Gobierno pierde en ese Tribunal, «no le quedará nada». Éste era el mensaje que el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegui, preso en la cárcel de Logroño, enviaba a la también presa Sonia Jacinto y a los que le iban a visitar, tras conocerse que el Tribunal Supremo no les había absuelto y, por lo tanto, deberían continuar en prisión.

Presiones efectivas

En una comunicación que le hizo llegar, comentaba, entre otras cosas, según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto, que «las presiones han surtido efecto y lo único positivo es que, además de la rebaja, (de penas) en el Tribunal más facha del Supremo la sentencia haya salido por tan escaso margen así que ya veremos que ocurre en el Constitucional, aunque lo mejor es hacerse a la idea de que vamos a cumplir». En junio de este año, el Constitucional acordó mantener en prisión a Otegui, condenado por el Tribunal Supremo a seis años y medio de cárcel por pertenencia a banda armada al intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna. Sin embargo, sabía que les quedaba una última instancia, que, como ha quedado demostrado en el asunto de Inés del Río Prada, podían contar: «Luego ya lucharemos en Estrasburgo».

En unos comentarios realizados en la cárcel, señalaba en esas fechas la necesidad de presionar para que se derogara la «Doctrina Parot», ya que si lograban anularla, el Estado habría perdido en el «proceso».

Lo decía con expresiones muy directas: «Ahí es donde van a perder, joder. Hasta ahora están ¡psss!, se ponen de perfil... Doctrina Parot: ¡me cago en Dios, ahí, bibibibibibi!, el otro: bum, bum. Con el rollo social, igual. Y... Eso es lo que hay que hacer. Para mí, ésa es una idea impresionante. Si hacemos eso, han perdido ¿eh? Sólo falta eso».

Momentos excepcionales

Otro recluso de la banda, que llegó a pertenecer al «comité ejecutivo», Francisco Múgica Garmendia, «Pakito», señalaba, en la cárcel en la que se encontraba, que «en momentos excepcionales, se han aplicado legislaciones excepcionales como por ejemplo la "doctrina Parot", la cual además, se aplicó con retroactividad legislaciones concretas que partieron en momentos de excepción, a instancias de partidos políticos, que continúan vigentes, y que hoy en día no son otra cosa que puertas cerradas. Lo único que quiere el Gobierno es ganar tiempo para ver si se crea tensión y destruir el movimiento desde dentro».

Otro dirigente etarra, también preso, Josu Arcauz, señalaba que todo (incluido lo de la derogación de la «doctrina Parot», estaba pactado durante el llamado «proceso»), por lo que no entendía lo que pasaba: «Yo no voy a estar fuera por un esquema que no sea el del colectivo, el nuestro. Yo en esa foto que quieren presentar no estoy. Vamos a terminar esto como lo empezamos, bien, paso a paso. Otra cosa es que éstos no estén dispuestos a... aún cuando estaba apalabrado, incluso firmado». «En las actuales circunstancias, el Constitucional podría haber revocado la "doctrina Parot"y no lo ha hecho, todo lo contrario, lo cual es una provocación».

El recluso Asier Rodríguez López, comentaba, por su parte que «aquí (en la cárcel) hay dos con la "doctrina Parot". Eso sí que es la hostia (...) mantener a la gente 30 años en la cárcel... Estando aquí, te das cuentas de lo que es. Hostia, hostia. Y con eso... pfff... no hemos respondido como lo teníamos que haber hecho».