Rajoy encarga un plan urgente contra la corrupción

En la Conferencia del partido reforzará su agenda social y analizará su democracia interna. El primer mandato es que se peguen más a la calle desde el centro político

El primer Comité de Dirección del PP presidido por Mariano Rajoy
El primer Comité de Dirección del PP presidido por Mariano Rajoy

El primer Comité de Dirección del PP presidido por Mariano Rajoy, tras los cambios de la pasada semana en el organigrama del partido, abrió el camino para ir sentando las bases de la estrategia para las elecciones generales. Dos horas y media de reunión sin decisiones cerradas, ya que el tiempo se fue, sobre todo, en la introducción y en la presentación del nuevo equipo. Intervinieron todos los miembros del Comité y el tema que ocupó más espacio en la deliberación fue la preparación de la Conferencia Política de julio.

En el engranaje para recuperarse del resultado de las elecciones autonómicas y municipales, el PP confía en el efecto de este cónclave que celebrarán en Madrid. Con él Génova movilizará a todo el partido e intentará echar bálsamo en las heridas abiertas en la organización por la importante pérdida de poder autonómico y municipal provocada por las alianzas del PSOE con Podemos y con otras fuerzas de la izquierda o con nacionalistas.

Rajoy trasladó ayer a la dirección del PP que quiere que esta Conferencia sirva de caja de resonancia del mensaje de la recuperación económica, especialmente de la nueva agenda social con la que quiere renovar la confianza de los votantes que en europeas y autonómicas y municipales se distanciaron del PP, pese a que le otorgaron su confianza en las generales. En el cónclave potenciarán el discurso sobre la amenaza que representa la alianza de los socialistas con Podemos. Y otro de los ejes, según lo que hablaron ayer, será la democracia interna, «sin líneas rojas», y la regeneración democrática para limpiar su imagen del desgaste por los casos de corrupción que les han afectado. No hay todavía medidas ni propuestas, aunque sí hubo una primera «tormenta de ideas» sobre algunos de los temas que creen que tienen que ocupar la agenda de este cónclave. A partir de hoy empezarán a preparar «papeles». Aunque ayer no salió este tema a relucir, en la Conferencia estará también presente el problema de Cataluña, y no sólo para ratificar el discurso de la defensa de la soberanía nacional. En Génova estudian la posibilidad de incluir algún guiño, por ejemplo en materia de financiación, dentro del respeto al principio de solidaridad e igualdad territorial, puntualizan. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se envolvió en su pacto fiscal y en el victimismo en el arranque de su camino independentista. Y a tres meses de las nuevas elecciones catalanas, el PP entiende que, además de mantenerse en la defensa de la legalidad y del modelo constitucional, también tienen que recuperar los movimientos políticos para contrarrestar el discurso de Artur Mas y ERC.

Rajoy pidió a su dirección «entusiasmo» , que centren los esfuerzos en dar una imagen de fortaleza. Les vendió optimismo y confianza en la victoria en las generales. Y les pidió que «trabajen, escuchen y se expliquen», y que lo hagan «desde ya». La nueva dirección del PP sale también con el mandato de estar más pegada a la calle, centrada en convencer a los ciudadanos de que su prioridad es hacer que la recuperación económica repercuta principalmente en aquellos que peor lo han pasado en esta legislatura. Eso que denominan «agenda social». Y con la instrucción de redoblar la potencia de la identificación del PSOE con la «radicalidad». «Nos están dejando el centro y la moderación sólo a nosotros», sentenció el nuevo vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, que fue el encargado de informar de la reunión. Otro símbolo de la nueva etapa que Rajoy arrancó la pasada semana.

Tras este Comité de Dirección, que ha quedado convocado para la próxima semana de nuevo en Génova, destaca, por ejemplo, cómo el PP incluye en su discurso el mensaje de reivindicarse como la única opción que representa el «centro» político y la moderación. Según el análisis que la dirección popular ha realizado de sus propios resultados del 24-M, los votantes se le han ido por el centro, y, sobre todo, por la fuerza de la abstención en su granero electoral. Casado también defendió con firmeza la candidatura de Rajoy a las próximas elecciones generales. Una posición que justificó en el hecho de que recibió el apoyo de 11 millones de españoles hace cuatro años y cuenta con el apoyo de los militantes del PP y de las organizaciones territoriales. «En época de crisis hay que apostar por la estabilidad y la experiencia», defendió. Una apuesta que enfrentó a la imagen que están dando en sus primeros días los nuevos gobiernos como el de Ahora Madrid.

La nueva cúpula del PP

Esteban González Pons

Portavoz de la delegación española del Grupo Popular en el Parlamento Europeo. Ocupó el puesto después de que Miguel Arias Cañete fuera nombrado comisario europeo de Energía.

Javier Maroto

El ex acalde de Vitoria asume la nueva Vicesecretaría de Sectorial. Forjado en la política municipal, pertenece al equipo de Alfonso Alonso y dice que tiene su despacho en la calle.

Fernando Martínez Maíllo

Releva a Carlos Floriano al frente de la Vicesecretaría de Organización, es decir, es el nuevo «número tres» y encargado de controlar la maquinaria territorial.

Andrea Levy

Vicesecretaria de Estudios y Programas. Catalana y representante de la nueva generación de dirigentes que Rajoy ha querido promover para contrarrestar la «pegada» de Ciudadanos.

José Manuel Barreiro

Portavoz del PP en el Senado desde 2011, después de que su predecesor, Pío García Escudero, fuera nombrado presidente de la Cámara Alta. Gallego, y muy cercano a Rajoy.

Rafael Hernando

Portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, cargo que ocupó tras el nombramiento de Alfonso Alonso como ministro de Sanidad a finales de 2014.

Pablo Casado

Vicesecretario de Comunicación. En las autonómicas y municipales ejerció ya como portavoz de campaña de los populares y representa la nueva imagen que quiere ofrecer el PP.

María Dolores de Cospedal

Rajoy intentó que abandonara la Secretaría General, ofreciéndole la cartera de Educación, pero rechazó la oferta. Su papel se rebaja en el nuevo equipo.

Javier arenas

Vicesecretario de Política Municipal y Autonómica. El ex ministro y ex presidente del PP andaluz ha visto renovada la confianza de Rajoy en él en esta remodelación del partido.

Jorge Moragas

Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno y responsable de la campaña de las generales. Es el nuevo «jefe» de Génova y por él pasarán todas las decisiones que se adopten.