Photocall de alcaldes

Quién iba a pensar que la peliaguda reforma local, que hoy se aprueba en el Congreso, iba a dar pie a una sesión fotográfica de alcaldes a dos bandas: detractores por un lado y partidarios por otro, que han posado para la prensa para mostrar su unidad. Eso sí, unos a favor y otros en contra.

Primero, el photocall socialista en la puerta del Palacio del Congreso, y allí los ediles que creen que esta reforma local no es la que se necesita porque va a desembocar en la privatización de los servicios sociales que los ciudadanos reciben de los ayuntamientos.

Y para escenificar su rechazo, escoltados por dos primeras espadas de su partido -la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, y su portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez- se han plantado ante la cámaras con una pequeña pancarta de la Federación Española de Entidades Locales Menores (FEEM) que rezaba "por la autonomía municipal".

Eso después de recorrer juntos a pie la carrera de San Jerónimo para llegar hasta la verja del Congreso, donde no ha faltado el desorden lógico antes de cualquier sesión fotográfica: pasito para adelante, pasito para atrás, que si sale un coche oficial y hay que volver a colocarse, o que ahora viene un grupo de chinos de una delegación oficial que visitaba el Congreso.

"A los chinos no los saquéis"decía bromeando uno de los socialistas. Una frase que, en otro contexto, no hubiera extrañado oír en cualquier alfombra roja, donde los egos resaltan al máximo.

Aunque no con alfombra roja, si se ha incorporado también a esta foto el secretario general del grupo socialista en el Congreso, Eduardo Madina, sin que esta vez haya tenido que enfrentarse a la recurrente pregunta por las quinielas de cara a las futuras primarias de su partido en las que su nombre siempre aparece.

Con esa foto, en la que no han faltado el responsable de Política Municipal, Gaspar Zarrías, y el alcalde de Vigo y vicepresidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, el PSOE ha plasmado su rechazo a la reforma local, que una hora después tenía su replica en el PP.

Mucho más numerosa ha sido la escenificación de los populares, que han reunido a una treintena de sus ediles en el Congreso en un gesto de apoyo al proyecto del Gobierno. Bien es cierto que, para la mayoría, el traslado era mínimo porque muchos son diputados y ya estaban en la Cámara Baja.

Con el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, y el vicesecretario nacional de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, se han reunido alcaldes como Rita Barberá (Valencia) o Ana Botella (Madrid), que no ven que hoy sea "el día más negro del municipalismo español", como alertaba poco antes el socialista Abel Caballero.

Para responder a esas críticas estaba el presidente de la FEMP y alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, que no ve en esta ley nada que pueda llevar a pensar en un proceso de recortes y privatización de los servicios sociales.

Como colofón, muchos de los alcaldes que han venido hoy al Congreso han optado por seguir con atención desde la tribuna de invitados del hemiciclo el debate a fondo de esta reforma, que cambiará sin duda el diseño del municipalismo en España.

10/17/13-07/13