Podemos anuncia primarias bajo la sospecha de fraude en el censo

Podemos anunció ayer que el próximo 1 de marzo dará comienzo el proceso de primarias para eligir a las personas que integrarán las listas en las autonómicas del 24 de mayo. La votación telemática se abrirá el 25 de marzo y se cerrará el 29. El día 31 de marzo finalizará el proceso con la publicación de resultados.

Previsiblemente –no ha habido ninguna comunicación que haga pensar lo contrario– Podemos utilizará para designar a sus candidatos el mismo sistema que utilizó en el último proceso electoral interno, el que eligió a los secretarios generales autonómicos y al representante de los inscritos en el extranjero. Precisamente en esta última votación se detectaron, según la cúpula del partido, 199 votos fraudulentos que provocaron un vuelco en el resultado de la misma. Después de que se eliminaran estos 199 votos falsos y el presunto pucherazo se corrigiera, la candidata oficialista Esperanza Jubera –en la línea de Pablo Iglesias– se hizo con el triunfo y se sentará en el Consejo Ciudadano Estatal. En la nota en la que se informó de la victoria de Jubera no se hacía referencia alguna al origen geográfico de los votos falsos. Tampoco sobre a quién intentaron favorecer ni sobre si el partido estaba conduciendo una investigación para depurar responsabilidades.

LA RAZÓN se puso en contacto ayer con Gloria Elizo, de la comisión de garantías democráticas de Podemos. Elizo afirmó que «no me consta que haya ningun tipo de impugnación por que se haya proclamado ganadora a Esperanza Jubera», pero aseguró que «el informe será ampliado y se comunicará perfectamente a todos los implicados cuáles han sido las irregularidades» que tuvieron lugar durante la votación. Hasta el momento la única prueba que existe de que los 199 votos realmente eran falsos es la palabra de las tres personas que procedieron a eliminarlos: Sergio Pascual, secretario de Organización, Miguel Bermejo, secretario del Área de Extensión y Eric Labuske, responsable de procesos telemáticos. Los tres pertenecientes a la cúpula del partido. Los tres alineados con la corriente de Iglesias... y de Jubera, la vencedora de la votación.

Aunque Podemos asegura que la votación fue auditada externamente por Agora Voting y OpenKratio no se han hecho públicos los informes de estas auditorías, ni el origen de los votos, ni el beneficiado por los mismos. Por tanto, los simpatizantes de Podemos y el público en general deben fiarse de la buena voluntad de Pascual, Bermejo y Labuske, hecho éste que no parece a la altura de los autopromados estándares de transparencia de Podemos, los mismos que lo presentan como una alternativa a la opacidad de los partidos tradicionales.

A la espera de explicaciones sobre este pucherazo electoral, Gloria Elizo asegura que «si ha habido un intento de sabotaje se hará público y se dilucidarán las responsabilidades que haya al respecto».